X-men: Apocalipsis – Crítica del regreso de Bryan Singer

Crítica de X-men Apocalipsis (X-men Apocalypse, 2016) – Dirigida por: Bryan Singer – Protagonizada por: James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence, Sophie Turner, Tye Sheridan, Oscar Isaac, Olivia Munn, Nicholas Hoult y Ben Hardy con la participación de Hugh Jackman. – Música de John Ottman. 

 

Los X-men han vuelto. Bryan Singer verá pronto estrenada su X-men: Apocalypse, su quinta película al frente de la Patrulla-X de Marvel Cómics desde el año 2000. El director nos conduce esta vez a 1981 y el regreso del mutante En Sabah Nur (nombre real del villano Apocalipsis en los cómics al que da vida Oscar Isaac), el primero de su clase en toda la historia. Tras un sueño de más de tres mil años, En Sabah Nur se despierta y hastiado ante la situación global, con la Guerra Fría, decide declararle la guerra al mundo. Para ello reclutará cuatro poderosísimos mutantes, a los que dotará de vastos poderes.

 

XMen Apocalipsis_Poster Final

Pero, esta vez, no habrá X-men para detenerle. Tras la paz alcanzada en los años 70, Xavier (James McAvoy) se ha retirado a sus labores como docente; Mística  (Jennifer Lawrence) se dedica al rescate de mutantes oprimidos; y Magneto (Michael Fassbender) ha rehecho su vida en un idílica (y muy irreal) Polonia soviética anterior a la caída del muro. Solo la llegada del villano les volverá a reunir para salvar a la humanidad y a los mutantes de su nuevo enemigo.

Un producto personal, espectacular pero sin sustancia

Bryan Singer está caduco. Eso es lo que a uno se le queda tras salir de ver X-men Apocalipsis, una película amparada en el CGI y la música de John Ottman para enmascarar los defectos de una producción vacua, un argumento con más agujeros que un queso gruyer  y un casi insultante desprecio por los cómics y el material en que se basan. Únicamente la interpretación de Michael Fassbender (actor todoterreno que nos ha regalado uno de los mejores Macbeth de la historia) salva en parte su visionado, junto al trabajo de Oscar Isaac (Star Wars El despertar de la Fuerza) y de James McAvoy. Por su parte, Jennifer Lawrence (Joy) trata de mantener una versión edulcorada de su personaje, aderezado con topicazos sacados de Los Juegos del Hambre y otras de sus películas. De no ser por su solvencia como actriz, semejante personaje no aguantaría el escrutinio del público. Solo diremos eso.

 

Por otro lado, el argumento de X-men Apocalipsis, nuevamente, parece estar puesto al servicio del espectáculo. Lejos de hilar situaciones y resoluciones coherentes, Bryan Singer hila una serie de secuencias, traídas por los pelos, y que solo logran sostenerse gracias a la calidad actoral de sus intérpretes. Los recursos narrativos y los tropos (dignos de la peor serie-B) construyen una sucesión de dramas cuyo único fin es de justificar espectáculo.

 

 

Valga como ejemplo la tan esperada escena de Evan Peters como Peter «Mercurio», el hijo de Magneto, en X-men Apocalipsis. Como ya ocurriera en la pasada película de X-men: Días del Futuro Pasado, esta cinta que nos ocupa nos propone una secuencia en la que este personaje se luce haciendo uso de su supervelocidad. Ahora bien el arranque de esta escena, su justificación y lo que viene detrás de ella es autentica paja argumental que no lleva a ningún lado. Desde la muerte de un personaje, que detona este espectacular videoclip a golpe de Sweet Dreams, ya la escena parece metida con calzador en un ejercicio onanista del director. Pero más delito tiene el hecho que ésta escena se introduzca para obligarnos a ver veinte minutos más de película, montada únicamente para hacer el cameo de Lobezno (Hugh Jackman) que ya es reiterativo y redundante.

 

Por otro lado, Bryan Singer parece abocado a pasar de largo del material del cómic. Resulta dudoso creer que él o Simon Kinberg, el otro guionista de X-men Apocalipsis, hayan hecho una autentica labor de adaptación más que un ejercicio personalista de adaptar el material. Los orígenes de héroes y villanos, así como su retrato en la Gran Pantalla queda subvertido a la visión del director, uno que en repetidas veces ha demostrado su incapacidad para hacer historias corales. Añadido a ésto, se ha de hacer notar que los personajes, una vez más, parecen salir corriendo de la estética de los cómics y de sus uniformes originales, en favor de los trajes de motero (de piloto en esta ocasión). Y si bien hay guiños a los cómics, veréis que realmente son concesiones superfluas y nada arriesgadas. Ejercicio de fanservice gratuito y sin salida.

 

 X-men Apocalipsis
X-men Apocalipsis

 

Dicho de otro modo, la franquicia X-men ya es una mala parodia recurrente y anacrónica de sí misma. Mientras Bryan Singer siga al frente de esta línea de producto, es posible que hasta Warner con su dudoso universo cinematográfico de DC Comics logre tomarles la delantera a Fox. De hecho, resulta cuanto menos curioso que los estudios no se hayan dado cuenta ya de que la fórmula de Deadpool de Tim Miller es la clave de su supervivencia en el género, frente a la ya desgastada y nada actualizada visión de Singer.

¡Comparte!

Jesús Delgado

Periodista, friki y cinéfilo. Devoro libros, películas, cómics y todo lo que se me pase por delante. Co-fundador de Cinco 79

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *