Vixen: el gran sinsentido – Crítica de la serie animada de The CW

Hace unas semanas se daba cita en Arrow un nuevo personaje: Vixen. Esta joven, Mari McCabe, aparecía de repente sin que quienes llevamos años siguiendo la serie supiéramos nada de ella, aunque Oliver Queen mencionaba un encuentro anterior. Efectivamente, así fue. Salvo un pequeño detalle: el encuentro sólo fue de voces, porque los cuerpos asistentes a aquella reunión eran dibujos animados. The CW Seed lanzó una web serie animada el pasado mes de agosto en la que se narraba el origen de este personaje para el Arrowverso, las series de DC Comics.

 

Nos pusimos manos a la obra a revisar esta pequeña serie que ha pasado inadvertida para la mayoría del universo friki. Y casi mejor que así siga siendo. Las inconsistencias de guión son de tal calado que no tiene sentido haberla hecho. O al menos haberla hecho así. Los seis episodios de Vixen tienen una duración aproximada de 5 minutos, más otro minuto de créditos. En total, unos 30 minutos de metraje dividido en media docena de partes, pero que sorprendentemente en alguna de ellas llega a aburrir.

 

Vixen: una decepción a todo color

Vixen 2

 

En esta historia conocemos a Mari McCabe, joven afroamericana diseñadora de moda que creció con una familia adoptada. Como suele ocurrir en estos casos, busca su origen para adquirir una identidad, y la única pista que tiene para averiguarlo es el colgante con el que la entregaron en adopción, que resulta ser un tótem mágico.

 

(Cuidado, empiezan los SPOILERS)

 

Como es sabido, el colgante de Vixen da a la portadora las características de diversos animales, como la velocidad del guepardo, la fuerza de un gorila o el camuflaje de un camaleón. Pero, según avanza la trama, parece que de repente también le de conocimientos de virología avanzada, de magia, de artes marciales mixtas y de lanzamiento de jabalina. No, no me refiero a la hembra del jabalí.

 

La historia se divide en dos partes entremezcladas: la habitual lucha con los malos que saben lo que es el colgante y quieren quitárselo, y el escapar de Flash y Arrow, que curiosamente se dejan caer por el Detroit de Vixen a conocerla.

 

vixen2-cws-01_122779-3bec27-302x252Por una parte, los dos héroes, ya curtidos en mil batallas con experimentadísimos villanos de toda naturaleza (salvo extraterrestre), son incapaces de parar a una novata que aún no conoce sus poderes. Y es que al parecer, el Flash que ha sido capaz de viajar en el tiempo gracias a su velocidad y de atravesar paredes cual ectoplasma al vibrar sus átomos era incapaz ese día de superar la velocidad de un guepardo.

 

Por el otro lado, el colgante totémico es un poco caprichoso. Durante una veintena de años había estado callado, en coma, sin proporcionar poderes de ningún tipo. Se activa repentinamente por un motivo que conocemos al final y no convence a nadie. En una ocasión está tan mágicamente unido a su portadora que es imposible quitárselo, y unas horas después se lo arrebatan con suma sencillez sólo porque ella está exhausta.

 

(Fin de los SPOILERS)

 

En fin, resumiendo, estamos ante una mini-miniserie (valga la redundancia) que sienta las bases del personaje sobre arenas movedizas. Lo mejor, sin duda, las alusiones constantes a Arrow y Flash, y que hayan contado con las voces de los actores originales.

¡Comparte!

Javier Collado

Marvelita sin complejos, crítico del 'Mefistazo' y amante de la Edad de Plata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *