Viuda Negra. La más buscada de S.H.I.E.L.D. – Natasha en estado puro

Por mucho que la Viuda Negra haya pasado a formar parte del primer escalafón Marvel gracias a la versión cinematográfica de Scarlett Johanson, el personaje sigue siendo un gran desconocido para muchos. Y eso es, entre otras cosas, porque el cine se ha quedado por ahora en la superficie y no ha explorado el pasado de la antigua espía soviética. Asomarse a ese truculento bagaje y combinarlo con una acción desenfrenada es la manera con la que Mark Waid y Chris Samnee se han acertado al personaje en La más buscada de S.H.I.E.L.D. Y vaya si han dado en el clavo, mostrado a una Natasha Romanoff en estado puro, en un cómic cargado de adrenalina y que atrapa de principio a fin.

Waid, que domina como nadie el arte de hacer que el cómic de superhéroes sea algo más y apele a aficionados a otros géneros, hace lo que dictan los clásicos: comenzar con un terremoto y desde ese punto seguir subiendo la intensidad. Y lo hace de la mano de Samnee. El equipo funciona, porque ya lo demostró en su etapa de Daredevil, pero aquí da un paso más, que parece sencillo pero que explica muchas cosas. Samnee es coguionista, no solo dibujante. Y quizá por eso funciona tan bien una historia que se basa en la acción más trepidante y frenética, que de hecho arranca con un primer número soberbio que muestra todas las habilidades posibles de la Viuda Negra sin dar la más mínima explicación de lo que ha sucedido para que la veamos, como dice el subtítulo, siendo la más buscada de S.H.I.E.L.D.

Enfoque audiovisual

No es que Waid se maneje mal a la hora de dar caramelos a sus dibujantes, pero puede que sea por esa escritura compartida que la acción se expresa de una manera tan propia de lo audiovisual como se puede ver en este primer número, sin ir más lejos en esa página cinco que no es nada difícil imaginar a cámara lenta y con una música espectacular. Con semejante preludio, Waid y Samnee se ponen el listón altísimo. En lo visual no lo van a mejorar con el resto de este primer arco argumental de la nueva serie de la Viuda Negra, pero en lo narrativo sí van a saber jugar sus bazas de la mejor manera posible. Es obvio que hay que demostrar por qué Natasha es un personaje trascendente. Y también que el escenario, al margen de la ley, es el mejor posible para que esta versión sea espléndida.

Pero faltan dos toques más, el personal y el superheroico. Natasha lucha aquí para que un oscuro secreto sobre su pasado no salga a la luz, y los flashbacks que plantean Waid y Samnee son brillantes, no solo porque completen la historia sino porque además le dan un sentido mucho más interesante a una parte del presente. Y en cuanto a lo segundo, obviamente nace de la condición de Vengadora que ostenta la Viuda Negra, pero va mucho más allá. No es fácil hoy en día, después de tantos años, encontrar un suceso del pasado de Marvel que se pueda explicar de una manera diferente de una manera tan natural y creíble como la que encuentran los autores para dar forma a este arco argumental. Sobre todo porque engrandece a la Viuda Negra de una manera que, probablemente, sea difícil imaginar al comienzo del relato y por muy alta estima que se le tenga al personaje.

Espías y superhéroes

Aunque pueda parecer banal, la mezcla de esos dos elementos es clave. ¿Por qué triunfo el Nick Furia de Stan Lee, Jack Kirby y Jim Steranko? Porque supo mezclar el mundo de los espías y el de los superhéroes. Nick Furia es un personaje que, aunque ha encontrado su hueco en los cómics modernos, tuvo su mejor encaje en un escenario pasado. Natasha, en cambio, tiene una capacidad de adaptabilidad inmensa. Funciona dentro y fuera de S.H.I.E.L.D., entre programas de espionaje rusos y con los demás Vengadores de su lado. Y Waid y Samnee logran, en muy pocas páginas, que todo no solo se vea sino que además luzca.

Pero, claro, los códigos de las historias de espías y de las de superhéroes no son los mismos. Aunarlos en una misma serie es una tarea complicadísima, pero Samnee, con el brillante color de Matthew Wilson, logra lo que parece imposible, la inmersión absoluta en ambos mundos para que, al final, todo tenga encaje en uno solo, el de la Viuda Negra, uno que funciona con la tecnología más vanguardista, en la ciencia ficción más actual y también entre los espías de corte más clásico, los que usaban armas con miras telescópicas, los que pelean mano a mano y los que sacan partido de su entorno para vencer en cualquier pelea, incluso en las estratégicas.

Esplendor de la Viuda Negra

No es fácil, ni en realidad tiene mucho sentido, discutir sobre si estamos ante la mejor historia posible de la Viuda Negra. Pero si entráramos en ese debate, Waid y Samnee se tienen ganado un lugar muy importante en ese ránking, porque la suya es una historia de un ritmo imposible de superar, con un enorme contenido y que, sobre todo, sabe encontrar el lugar y el momento perfectos para contar una historia muy atractiva que, por desgracia, solo es la mitad de una serie que ya ha llegado a su final en la frontera tantas veces infranqueable del número 12.

Panini publica Viuda Negra. La más buscada de S.H.I.E.L.D. dentro de la Colección 100 % al precio de 15 euros.

¡Comparte!