Thor: Ragnarok – Crítica de la tercera película del Dios del Trueno de Marvel

Crítica de Thor: Ragnarok  – Dirigida por Taika Waititi – Protagonizada por Chris Hemsworth, Tom Hiddleston, Cate Blanchett, Sir Anthony Hopkins, Mark Ruffalo, Tessa Thompson y Jeff Goldblum– Producida por Marvel Studios -Distribuida por Walt Disney Pictures España

¡El Dios del Trueno ha llegado! O, mejor dicho, llegaré el 27 de octubre, fecha de estreno de Thor: Ragnarok en España. Taika Waititi dirige la nueva entrega de las aventuras del dios nórdico, El Poderoso Thor de Marvel Comics, en esta nueva entrega de Marvel Studios con un profundo sabor ochentero.

La trama de Thor: Ragnarok arranca dos años después de Vengadores: La Era de Ultrón. Thor (Chris Hemsworth) ha estado viajando por el cosmos tratando de evitar el profetizado Ragnarok, el fin del mundo que destruirá Asgard y todo lo que les es amado. Sin embargo, su búsqueda revelará una verdad oculta y también una milenaria conspiración y una gran mentira sobre su pasado y origen.

Mientras la insidiosa Hela (Cate Blanchett), Diosa de la Muerte, trata de conquistar el trono de Asgard y el resto del Universo, Thor se verá arrastrado a unos siniestros juegos de gladiadores, donde tendrá que forjar una poco convencional alianza con su medio hermano Loki (Tom Hiddleston), el gigante esmeralda Hulk (Mark Ruffalo) y la cazarecompensas Valquiria (Tessa Thompson).

El Thor menos solemne, pero el mejor Thor hasta ahora

Ciertamente, Taika Waititi realiza una ruptura brutal respecto a las anteriores películas de Thor, a pesar de los paralelismos que la competencia encarnada en DC trató de realizar en su exitosa Wonder Woman. Alejándose de los postulados de directores anteriores o de la lectura tradicional del personaje en películas de Marvel Studios, Thor: Ragnarok bebe directamente del planteamiento de la franquicia más outsider de la casa para coronarse como el Thor más exitoso que se ha visto hasta ahora, ganando muchos enteros en cuanto a carisma y accesibilidad al gran público. Esto es, los Guardianes de la Galaxia.

Como resultado, tenemos un Thor mucho más desenfadado, que se ríe de sí mismo. Los puristas podrán achacarle faltas a esto, pero atendiendo a la trayectoria del personaje en las películas, se trata de una evolución natural tras su paso por Thor y Thor: El mundo oscuro, en donde el héroe finalmente aprendió humildad, relajándose y mostrando su lado más humano. Algo que, por cierto, ya se ha ido viendo en las películas del Universo Cinematográfico de Marvel.

Además, tengamos en cuenta que esta decisión resulta muy acertada si atendemos al hecho de que Thor era el personaje de los Vengadores con menos carisma.  Esta humanización perdida de seriedad resulta un giro interesante para acercarle a aquellos que veían una muralla infranqueable entre ellos y el semidios, que impedía empatizar con él y su causa. 

Por otro lado, cabe destacar que el director saca mucho partido a la vis cómica de sus actores, construyendo una fantasía de ciencia ficción con tremendo sabor ochentero, cuyo aroma transpira en la mayor parte de las escenas, no solo debido a su ritmo, música y contenido argumental, sino también en el propio diseño del mundo. Un diseño que, por cierto, bebe del mismísimo Jack Kirby, co-creador del personaje.

De hecho, resulta muy significativo y meritorio el hecho de que Waititi introduzca elementos propios de los cómics como es la estética de Kirby, tan personal y compleja, y a la vez la integre con tanto tino el trabajo visual de este autor, engrasando una historia que a su vez se construye en base a distintos cómics pertenecientes a décadas tan diferentes: Thor: Ragnarok, Thor: Señor de Asgard, Thor: El décimo reino, Asedio, Miedo Encarnado… amén de otras obras complementarias como Planeta Hulk o Contienda de Campeones, que más allá de versiones animadas o videojuegos, jamás hubiéramos soñado ver en cines.

Por lo demás, la película es bastante ligerita, con un trabajo actoral potable y bien aprovechado. Se trata de una de esas películas de superhéroes muy difrutables, que no exige un esfuerzo al espectador y que sin embargo le da lo que busca: acción, aventura y un Hulk enorme dando palos. ¿O acaso es que queríamos ver otra cosa? El autor de estas líneas, desde luego, que no.


NOTA: 85

Lo mejor: Los guiños al cómic, la vis cómica y sus referencias al trabajo de Kirby.

Lo peor: El tono de comedia soliviantará al grupo duro que espera una lectura literal.

¡Comparte!

Jesús Delgado

Periodista, friki y cinéfilo. Devoro libros, películas, cómics y todo lo que se me pase por delante. Co-fundador de Cinco 79