The Walking Dead: “The First Day of the Rest of Your Life” – Crítica 7X16

Este texto contiene spoilers. “The First Day of the Rest of Your Life” es el último episodio de la séptima temporada de The Walking Dead. Nuestros peores temores se han hecho realidad, la serie de zombies del momento ha vuelto a dejarnos con la miel en los labios otro año más en su final.

 

Es evidente que esta temporada no ha realizado un cliffhanger abismal como ya hizo la sexta, pero después de alargar la llegada de la guerra entre Rick y Negan y de mostrarnos una brizna de lo que será el conflicto, la séptima temporada ha llegado a su fin. Se veía venir, pero la esperanza es lo último que se pierde. Ahora bien, por lo menos hemos podido de gozar de unos breves y gloriosos minutos de tiroteos y muertes por Alexandria.

 

¿La peor temporada de todas?

Es una idea que siempre surge cuando una serie de televisión con un largo recorrido a sus espaldas termina una nueva temporada. Esta en cuestión no ha sido gran cosa, todo hay que decirlo, pero tampoco ha sido la peor de todas. Cierto es, que realmente el argumento se podría haber resumido con el primer y el último episodio. No hacía falta tanta paja de por medio. Si hubiera que hacerlo, la temporada se quedaría en que Negan mata a un par de componentes del grupo protagonista de la historia y estos planean acabar con él. Trece horas resumidas en un par de líneas. Por suerte, el episodio “The First Day of the Rest of Your Life” ha dejado el final de temporada bien alto.

 

 

Con un abusivo uso de flashbacks el episodio narra, de forma totalmente innecesaria, los últimos momentos que Sasha pasó junto a Abraham. Tanto en sus recuerdos como en la realidad. Emplear este tipo de recursos para darle a un personaje la despedida de la serie mediante el montaje alterno solo entorpece el rimo del episodio y hace que sea haga demasiado extenso. Incluso en el último episodio la trama se estira todo lo posible. Con lo que solo nos quedamos con unos escasos diez minutos de acción, pero diez minutos que valen la pena.

 

El episodio se centra en iniciar la guerra entre las distintas comunidades contra El Santuario -el nombre de la comunidad de los Salvadores-. Dwight, por lo que parece, no ha cumplido con su parte y no ha ayudado a Rick en nada. Además, la comunidad de basureros -como les llama Negan- con los que Rick negoció también le han traicionado y han frustrado sus planes de acabar con los Salvadores. Por suerte para Rick, Ezekiel y El Reino llegan a tiempo para incorporarse a la fiesta a ritmo de mordiscos de tigre y palazos de Morgan a diestro y siniestro. Pero claro, el terrible villano del bate que ha estado a punto de volver a sacar a pasear a Lucille ha escapado cubriéndose con su amigo Simón como si del presidente se tratase.

 

The First Day of the Rest of Your Life” está lleno de momentos que no llevan a ninguna parte. Como ver a Ezekiel y a Carol intentar convencer a Morgan para que vuelva con ellos y no intente autodestruirse como ya hizo en el pasado. Es una lástima, porque la estética posapocalíptica de la serie y el ambiente zombie era lo que realmente hacía de The Walking Dead una serie digna, pero eso se está perdiendo por las historias absurdas de algunos personajes para llenar guión y así obligar a los espectadores a aguantar hasta el final para saber qué pasa realmente con la trama principal. El último episodio ha estado bien en cuanto a argumento e impresionante en sus últimos minutos. Por lo menos, ahora sabemos que en la octava temporada habrá guerra sí o sí, por lo que la serie será mucho más dinámica y con un ritmo más frenético.

¡Comparte!