Star Wars: El Despertar de la Fuerza – Crítica

Crítica de Star Wars: El Despertar de la Fuerza (Star Wars: The Force Awakens) – 2015 – Dirigida por: J.J. Abrams – Protagonizada por: Daisy Ridley, John Boyega, Oscar Isaac, Adam Driver, Harrison Ford, Carrie Fisher, Domhall Gleeson, Andy Serkis, Gwendolyne Christie, Lupita Nyong’o, Peter Mayhew, Kenny Baker, Anthony Daniels y Mark Hamill – Banda Sonora Original de: John Williams – Productora: Bad Robot Productions – Distribuidora: Walt Disney Pictures, Lucasfilm Ltd.

 

Star Wars: El Despertar de la Fuerza ha aterrizado en cines, como os hicimos saber ayer por la mañana. El Episodio VII de La Guerra de las Galaxias continúa la acción tras El Retorno del Jedi, narrando lo sucedido treinta años después del final de dicha película. De este modo, la séptima película de la saga de Star Wars que dirige J.J. Abrams nos presenta la Galaxia completamente cambiada.

 

Star Wars El Despertar de la Fuerza_poster

 

Tres décadas después de la Batalla de Endor, una nueva República se ha alzado. Pero de las cenizas del viejo Imperio Galáctico ha surgido la Primera Orden, un movimiento bien organizado con tecnología puntera y capacidad armamentística suficiente como para suponer una seria amenaza contra el gobierno republicano. Para detener a sus nuevos enemigos, la República ha armado un  pequeño grupo paramilitar conocido como la Resistencia, liderado por Leia Organa-Solo (Carrie Fisher). La última esperanza de la Resistencia, no obstante, es Luke Skywalker, el legendario caballero Jedi quien lleva desaparecido décadas. En un intento de encontrarle, Leia envía a su mejor piloto, Poe Dameron (Oscar Isaac), al lejano planeta Jakku para recabar información acerca del paradero del último de los Jedi.

 

Y, de este modo, arranca Star Wars: El Despertar de la Fuerza. No os contaremos más para ahorraros spoilers, pero, eso sí, no os creáis que esta es nuestra última palabra al respecto de esta película.

 

Una ejecución técnica impecable

Si algo positivo se puede decir en primera instancia de Star Wars: El Despertar de la Fuerza es que es una de las películas mejor rodadas de las siete que computan la saga en estos momentos. J.J. Abrams, pudiendo superar con esta película incluso a sus precursoras, logra un equilibrio perfecto entre medios técnicos y efectos digitales punteros con el uso de atrezzo y elementos tradicionales tales como escenarios reales y una gran variedad de vestuario y maquillaje para caracterizar a sus personajes. La utilización inteligente y sobria del CGI logra recrear una Galaxia mucho más creíble y real que la que George Lucas nos ofreció en la trilogía de las precuelas, cuya tecnología a día de hoy se muestra incluso obsoleta.

 

Star Wars El Despertar de la Fuerza_4

 

Abrams se saca mucho partido con la dirección, apoyado por Andy Serkis, cuyo dominio del CGI logra dar vida a criaturas que con marionetas o efectos especiales más tradicionales no hubiera sido posible crear. Las nuevas criaturas que nos presenta Star Wars: El Despertar de la Fuerza se antojan, cuanto menos, creíbles y bien encajadas dentro del nuevo canon, sin chirriar demasiado.

 

Por otro lado, uno de los mayores triunfos de Abrams es precisamente aprovechar localizaciones al aire libre para ofrecernos una gran diversidad de escenarios, tan ricos como variados. En general, podemos decir que gracias a esto podemos visitar un montón de nuevos mundos, bien diferentes entre sí, lo que permite ampliar los mundos de Star Wars, brindándonos la oportunidad de conocer planetas no explorados hasta este momento.

 

Tampoco se debe perder de vista el uso de atmósferas, la elección de planos y el montaje. Star Wars: El Despertar de la Fuerza saca provecho del color y de la música para nutrirse de la nostalgia de los fans, recreando un nexo entre las viejas películas y esta incipiente nueva trilogía. Las sensaciones que la película nos deja nos permiten identificar perfectamente el universo en el que nos movemos y del que bebe. Esto, apoyado en una excelente dirección de actores, que no se veía en tres décadas en la franquicia, le permite al director crear un capítulo delicioso tanto a nivel visual como a elenco interpretativo. Este acierto queda rematado finalmente por un excelente ritmo, permitiendo que esta space opera no decaiga ni un solo momento en los 135 minutos de película.

 

Star Wars: The Force Awakens

 

Ahora bien, se ha admitir que la dirección de J.J. Abrams es muy diferente a la de George Lucas y los otros directores de las anteriores trilogías. Esto implica que la forma en la que se nos presenta la película tiene ciertas diferencias fundamentales. Ora hablemos de planos, ora hablemos de montaje de secuencias. Sin embargo, podemos decir sin dudar que, a pesar de ello, no pasa mucho antes de que reconozcamos estar en una película de La Guerra de las Galaxias.

 

Una narración (no) apta para fans de grupo duro

Sin embargo, no todo es hermoso en Star Wars: El Despertar de la Fuerza. Siendo justos con la película, creemos que Star Wars: El Despertar de la Fuerza será la nueva brecha que dividirá al fandom. ¿Los motivos? Diversos. En primer lugar: el peso de la nostalgia. Argumentalmente, Abrams y los guionistas, Lawrence Kasdan (El Imperio contraataca) y Michael Arndt (Toy Story 3) se permiten la libertad de fabular al margen de los presupuestos del Universo Expandido. Sin bien toman ciertos elementos de las viejas novelas y cómics, el trío formula un nuevo capítulo que redefine por completo las concepciones de la Fuerza, los Jedi y el papel de ciertos elementos y lugares en la mitología de Star Wars. De ahí que pensemos que los fans más rancios, anclados aún en el “UE” (Universo Expandido), tendrán problemas para olvidar o perdonar esta “afrenta”.

 

Al margen de este detalle, la historia de Star Wars: El Despertar de la Fuerza tiene un defectillo que hemos de señalar: los vacíos argumentales. La trama da por hecho muchos detalles acerca de sus personajes, apenas explicando cosas que, quizá, ayudarían mejor a entender lo que ocurre. Por otro lado, como ocurría con las anteriores películas, los guionistas se permiten el coquetear con inconsistencias de guión, jugando hasta el límite con las casualidades y las causalidades. Ahora bien, si se entiende esto como una licencia narrativa de los autores, es incluso disculpable.

 

Star Wars El Despertar de la Fuerza_6

 

Sin embargo, atendiendo a una serie de suposiciones que no se acaban de explicar del todo, podemos ver también un cambio de formato. Aún quizá sea pronto para aseverarlo, pero en lugar de estar ante una trilogía de películas autoconclusivas, la nueva y tercera trilogía parece seguir los pasos de franquicias juveniles como Divergente o El Corredor del Laberinto. De hecho, es de esperar que muchos puntos oscuros de la trama se iluminen y expliquen en posteriores entregas.

 

Dicho esto, el guión de Star Wars: El Despertar de la Fuerza tiene una característica que puede ser tomada como virtud o como defecto, según se mire. Se trata del hecho de que su esqueleto argumental prácticamente parece reunir y resumir las tres películas originales en una sola. Tomando los mismos presupuestos, ideas y desarrollo de trama, la historia sigue un patrón y un reparto de roles muy similar a la de la primera película clásica. Este acto, aunado a los guiños a las antiguas películas, dota a toda la narración de cierto halo de fan service.

 

Por otro lado, los personajes se deben reconocer muy completos. Y a pesar del encanto de los nuevos héroes, encarnados por John Boyega, Daisy Ridley y Oscar Isaac, ya os aseguramos que el peso dramático y las mejores escenas siguen siendo para los héroes clásicos: Mark Hamill, Carrie Fisher y, especialmente, Harrison Ford. Aunque, en honor a la verdad, el Chewbacca de Peter Mayhew puede ser una de las grandes alegrías.

 

Star Wars: The Force Awakens L to R: Chewbacca (Peter Mayhew) and Han Solo (Harrison Ford) Ph: Film Frame ©Lucasfilm 2015

 

Tampoco se ha de perder de vista a los gags, El humor siempre ha sido uno de los elementos de Star Wars. En este aspecto, J.J. Abrams asume esta necesidad y la transforma en un ingrediente fundamental de Star Wars: El Despertar de la Fuerza. Sin recaer en gansadas como las de Jar Jar Binks, la historia mantiene un equilibrio de humor, patetismo, épica y seriedad bien llevado que gana enteros cuando deliberadamente hace guiños y referencias a las pasadas cintas. Valga como ejemplo, el personaje de Kylo Ren, su relación con los efectivos de la Primera Orden y sus reacciones para con ellos (y no diremos más para ahorraros spoilers).

 

Star Wars: El Despertar de la Fuerza: Un nuevo Universo

En conjunto, por tanto, podemos decir que sí, que Abrams nos narra un nuevo y brillante Star Wars con El Despertar de la Fuerza. No es el Star Wars que esperábamos ver, pero sí uno muy agradecido y no tan pésimo como los cínicos auguraban, maldiciendo el nombre de Disney en vano.

 

Star Wars: The Force Awakens

 

De hecho, un sentimiento que deja en la boca esta película es que se trata del tipo de cinta que querríamos haber visto muchos fans de la saga en 1999, en lugar del tan denostado Episodio I y las siguientes entregas de las precuelas. Sin embargo, esta sensación tiene un precio, un planteamiento bien distinto de Star Wars, con un nuevo discurso, unas nuevas reglas y un trasfondo completamente diferente al del Universo Expandido, llegando a reescribir los mitos propios de La Guerra de las Galaxias. Ahora queda por ver si esta nueva trilogía y los tres spin-offs con los que se intercalará aguantarán el escrutinio de los fans y del público. Solo el tiempo lo dirá.

¡Comparte!

Jesús Delgado

Periodista, friki y cinéfilo. Devoro libros, películas, cómics y todo lo que se me pase por delante. Co-fundador de Cinco 79