‘Spider-Man: Homecoming’ no necesita a tío Ben

[Atención: este artículo tiene algún destripe pequeñito y algunos muy gordos de Spider-Man: Homecoming. Id a verla.]

No es ningún secreto: en Cinco79, Spider-Man: Homecoming ha llegado como una ola a nuestras vidas, como una ola de telarañas y caricias. ¿Estamos ante la mejor adaptación que ha tenido el personaje? Es algo muy probable, como ya os lo adelantó mi compañero y sin embargo amigo Jesús Delgado.

Spider-man - Homecoming - Cinco79 - 6

Sin embargo, los fans del trepamuros más recalcitrantes se han llevado un buen planchazo al ver que el bueno de tío Ben no aparece en la película. No hay fotos que mirar con tristeza. Ni siquiera se le menciona directamente, sólo a través de Peter (Tom Holland) en un momento de la película que, si mal no recuerdo, dice algo así como “con todo lo que ha pasado”.

En realidad, esto no va de tío Ben

En Entertainment Weekly y preguntado al respecto, John Francis Daley, uno de los seis (!) guionistas de la película, contesta que en un principio había una escena en la que May (Marisa Tomei, toma rima) hablaba con Peter de su difunto marido, en concreto cuando su sobrino se está probando ropa de Ben para el baile .

Pero, como señala el propio Daley, tuvieron que cortar la escena porque se desviaba del arco del personaje y porque algo tan importante merecía algo más que una frasecita para salir del paso. Y tiene razón.

Un momento, ¿eso se desvía del arco del personaje?

Claro que sí. En Spider-Man: Homecoming, el arco de Peter Parker no trata de poder y responsabilidad, no en el sentido estricto. Desde Capitán América: Civil War, sabemos que esa lección ya la tiene más que interiorizada porque lleva un tiempo combatiendo el crimen en Nueva York. Es el hombre araña de Youtube, ídolo de los chavales de instituto.

Spider-man - Homecoming - Cinco79 - 5

El arco trata de Peter, Spider-Man y el lugar de ambas identidades en el mundo. Al principio hay un desequilibrio entre ambas identidades: quiere ser Spider-Man y parte de los Vengadores, sobre todo después de la batalla en el aeropuerto entre el equipo de Steve Rogers y el de Tony Stark, sin importarle los daños colaterales que pueda haber en su vida privada. Se desapunta de clases y clubes, hace pellas, dedica los estudios a mejorar la fórmula de la telaraña y cosas así. Lo de ser el amigo y vecino le da un comecome por dentro que no cabe en las mallas.

Pero pronto se inmiscuye en los planes del Buitre (Michael Keaton), uno de los pocos villanos del Universo Cinematográfico de Marvel cuyo nombre, lejos de ser una simple llamada a lo que leímos en los cómics, corresponde a su forma de ser y actuar. Y Adrian Toomes no es un tipo cualquiera: es el padre de Liz, la chica que le mola del instituto.

Spider-man - Homecoming - Cinco79 - 2

De este modo, cuando captura al Buitre y evita su muerte (¿es cosa mía o nunca habíamos visto que el héroe trate de salvar al villano en el UCM?), la victoria de Spider-Man es amarga. Ha vencido, sí, pero a costa de qué: podría haber sido expulsado del instituto, ha perdido aún más el respeto de sus compañeros de clase después de desaparecer de la fiesta de Liz y ella se cambia de estado porque su padre, ése que ha ayudado a capturar, está en prisión. Ha logrado el respeto de Adrian Toomes, que por honor protege la identidad secreta de Spidey, pero eso no lo sabe.

Así que cuando Tony Stark (Robert Downey Jr., quien chorrocientas pelis después, aún tiene material que trabajar con Tony) le ofrece participar en una rueda de prensa para presentar a Peter Parker como Spider-Man en sociedad, el chaval se niega porque se ha dado cuenta de que tiene que haber equilibrio entre su vida civil y superheroica y que desenmascarándose no conseguiría eso.

Destripe: en los cómics lo descubre a las bravas después de Civil War, en concreto en la saga Back in Black en la que Kingpin dispara a la tía May.

Spider-man - Homecoming - Cinco79 - 3
En un Universo Cinematográfico de huérfanos y solitarios, la única relación entre padre e hijo que no es entre dioses.

De modo que Peter es consecuente con su mantra: bastantes responsabilidades tiene ya que mantener en casa como para andar salvando al mundo.

Vale, ¿y entonces qué hacemos con tío Ben?

Entramos en el que quizás sea el destripe más gordo de la película, porque está al final y porque es impredecible: en la línea de superhéroe pardillo y primerizo, Peter vuelve a recibir el traje de Spider-Man hecho por Tony Stark y no puede evitar ponérselo… cuando le pilla tía May. Y esto tiene forma de chiste, pero podría ser mucho más.

Spider-man - Homecoming - Cinco79 - 4

Es difícil hacer elucubraciones de este tipo porque la próxima aparición de Spider-Man no será en una película propia, sino en esa Guerra del Infinito que Marvel ha dividido en dos partes, pero este hecho es una auténtica carga de profundidad para la relación entre Peter y su tía.

Y es que en Spider-Man: Homecoming, May parece haberse recompuesto un poco de la muerte de su marido. Tener LA CHARLA con Peter, esa que J. Michael Straczynsky y John Romita Jr. plasmaron en Amazing Spider-Man nº 38 (vol.2) con todo el corazón del mundo, supone reavivar la tragedia para ambos.

Amazing Spider-Man 38, vol.2, en Cinco79
Uno de los mejores cómics de Spider-Man trata sólo de una tía y su sobrino hablando

Así que, ¿echabais de menos a Ben? Creo que os vais a hartar a oír su nombre en la secuela de Homecoming, porque todo me lleva a elucubrar que en ella, el conflicto versará sobre la carga de ser Spider-Man y sus consecuencias.

Si me permitís sacar la bola de adivino, creo que se juntará la amenaza personal del Escorpión (cuya identidad civil, Mac Gargan, aparece aquí interpretada por Michael Mando), quien por fin descubriría la identidad secreta de Peter, con el drama de May y puede que incluso algo de amor y tragedia juvenil junto a la MJ de Zendaya.

Eh, dejadme soñar: cuando saqué la bola para adivinar cosas de Homecoming a través de su trailer, lo acerté casi todo.

Fuente: Entertainment Weekly

¡Comparte!

Adrián Álvarez

Adrián Álvarez empezó a escribir en Internet en 2004 y no ha dejado desde entonces de volcar su sabiduría en distintos medios de comunicación. El último gran guionista audiovisual, compagina su trabajo como redactor en Cinco79, co-fundado por él, con otras doscientas webs y un empleo que le da de comer. También hace la mejor tortilla francesa de España.