Outcast: «Close to Home» – Crítica S01X09

«Close to Home» es el noveno y penúltimo episodio de la nueva serie de Robert Kirkman, Outcast. Un episodio que, aunque parezca que no avance demasiado, tiene una sorpresa final que nos deja con la miel en los labios de cara el último episodio de la temporada. Pero tranquilos, ya está confirmada la segunda para el año que viene.

 

Outcast ha preferido guardar el clímax de la temporada para su último episodio, puesto que en «Close to Home» solo encontramos el camino que nos llevará hasta el final. Hemos podido ver como a lo largo de la temporada, los personajes cambiaban de actitud a diestro y siniestro, esto es, primero Kyle pegaba palizas a los poseídos y ahora no. El reverendo antes era considerado bueno y ahora no. Allison, la mujer de Kyle, antes le tenía miedo, ahora no. Y un largo etc. Con esto quiero decir lo siguiente; los personajes parecen hacer un giro de 180 grados desde que la temporada inicia hasta que termina. Falta por ver claro está si vuelven a sus inicios en el último episodio.

 

«Ya no puedes protegerme»

 

En el pasado episodio, Allison estaba desaparecida en combate. Ahora, en «Close to Home», Kyle sabe que quiere encerrarse en un manicomio (vamos a ser sinceros con el término) para no poder salir y así evitar hacer daño a nadie, sobre todo a sí misma. Probablemente no sea el lugar donde termine a final de temporada, pero por ahora va a residir allí a pesar de la insistencia de Kyle en sacarla. Por lo tanto, ahora Kyle solo tiene una única tarea; proteger a su hija Amber. Pero claro, no podían ponerle al protagonista una labor tan simple sin ninguna traba. Como os comentaba, este episodio guarda una gran sorpresa final que me gustaría comentar. ¡Prestad atención que el próximo párrafo lleva SPOILER!

 

Close to Home

 

¿Cómo hacerle más imposible la vida a Kyle? Sencillo, ahora su hermana Megan también está poseída. Y no de cualquier forma, acaba de empezar (por así decirlo) y ya ha matado a su marido Mark sin pensárselo dos veces, para que veamos como se las gasta la pequeña Barnes. Ahora veremos si Kyle renuncia a lo que comentó con Sidney, es decir, a no pegar más palizas a poseídos porque estos formaban parte de la persona que controlaban y, si uno moría, ambos lo hacían.

 

Mientras tanto, en «Close to Home», el reverendo Anderson continúa intentando librarse de Sidney y volver a ganarse el respeto de todo el pueblo. No le será tarea fácil, puesto que cada vez que se encuentra con el misterioso hombre de traje negro, utiliza sus manos para hablar con él. La suerte del reverendo es que cuenta con el apoyo policial de su amigo y vecino (perdonad la broma fácil de Spiderman, no he podido evitarlo) el sheriff, lo que hace que tenga cierta ventaja a la hora de «liarse a palos» con su querido amigo Sidney.

 

Pero de lo que quiero hablaros es de lo siguiente; Outcast va a un ritmo lento, a veces demasiado lento incluso y parece que no avanza en la trama. Hay que hacer un pequeño esfuerzo y para darse cuenta de que lo que pretende es ir llevando al clímax, no solo a los personajes, sino también al propio espectador. Creando tensión, matando a los personajes que han estado bastante contacto con nosostros y que, sí o sí, perjudiquen al protagonista y en parte a su compañero, el reverendo. Por lo que, si hasta ahora no os ha gustado demasiado, os invito a que esperéis a la semana que viene para ver el desenlace que Kirkman nos tiene preparado. De modo, que aquí estaremos para comentarlo con vosotros y analizar el final de la primera temporada.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *