Generaciones – El tiempo sí pasa, pero no en balde

Es evidente que Generaciones es un tebeo que hay que leer sabiendo dónde encaja. Nace de Imperio secreto, desemboca en Marvel Legacy. Pero, se mire como se mire, es un tebeo que merece una lectura mucho más atemporal. Porque el tiempo pasa, sí, pero no lo hace en balde. Y son tantos los personajes que merecen la pena en Marvel no solo por lo que son sino por lo que han producido, por un legado que ha generado mucha más riqueza, que Generaciones hay que verlo así, como una muestra de todo ese bagaje, del acierto que se logró hace décadas con los héroes que todavía hoy siguen colmando los sueños de los aficionados, y de lo bien que encajan con otros héroes que han sabido recoger todo el peso de un nombre o de un disfraz. Spiderman ya no es solo Peter Parker. Ms Marvel ya no es solo Carol Danvers. Lobezno ya no es solo Logan. Miles Morales, Kamala Khan y Laura Kinney se merecen ese nombre con la misma determinación. Y Generaciones honra eso mismo.

¿Cambia las normas del juego esta obra coral que es Generaciones, esta composición de especiales autoconclusivos para reunir a viejos héroes con sus contrapartidas modernas? La verdad es que no, pero tampoco lo necesita, porque satisface las expectativas de una manera muy sencilla. Y lo hace, además, en todos sus episodios. Conseguir una plena y respetuosa convivencia entre dos Hulk, Fénix, Lobezno, Thor, Ojo de Halcón, Iron Man, Capitán Marvel, Ms Marvel, Spiderman y Capitán América es algo que tiene mérito. Y más cuando los autores que están detrás de cada historia son diferentes. No necesita una uniformidad, al contrario. Lo que hace falta es exactamente lo que se hace en este volumen, entender a cada personaje, al clásico y al moderno, y combinarles de una manera entretenida y trascendente para la historia de cada uno de ellos.

El peso de las leyendas

La cuestión es que ya no estamos hablando solo de personajes. Igual los jóvenes todavía pueden verse así, pero los clásicos ya son algo más que eso, son leyendas. Por eso se agradece que Marvel confíe para contar estos encuentros en primeros espadas, en escritores que ya conocen a los personajes, en Greg Pak para hablar de Hulk, en G. Willow Wilson para explicarnos más sobre Ms Marvel, en Jason Aaron para que Thor pueda tener dos encarnaciones tan diferentes o en Brian Michael Bendis para que Spiderman sea mucho más grande. La consigna es obvia, es lanzar al joven en el terreno del clásico sin necesidad de dar explicaciones. Por eso es bueno conocer el contexto, pero es todavía mejor dejarse llevar por la historia. Por todas ellas, pero si hay que escoger una quizá se podría optar por la de Spiderman.

Peter Parker y Miles Morales son el paradigma de las generaciones de Marvel. Hay identidades más o menos interesadas o forzadas, pero la de Spiderman es tan natural que da gusto encontrarles en un momento que puedan hablar de tú a tú. Porque estas Generaciones no dejan de ser viajes en el tiempo que nos invitan a conocer a un Thor más arrogante, un Ojo de Halcón menos atribulado o una Ms Marvel más aventurera, pero pocos personajes han tenido tanto peso siendo tan jóvenes en el universo Marvel más clásico. Bendis, que entiende muchas cosas, no podía dejar pasar esa oportunidad de mostrarnos la manera en la que los poderes han cambiado a dos chavales, de explicarnos así cuáles son sus prioridades, cómo eligen ser héroes y, sobre todo, cómo afecta su vida enmascarada a lo más cotidiano. Marvel en estado puro.

Un Marvel Team-Up a la vieja usanza

Pero vamos al segundo aspecto que destaca de Generaciones. Se trata de analizar a los personajes, desde luego, y hay episodios que además añaden una carga dramática muy interesante como el de Fénix, pero también de pasárnoslo en grande con lo que no deja de ser un inusual Marvel Team-Up a la vieja usanza. Solo que con dos personajes que llevan el mismo nombre. Y si encima vemos tanto talento a los lápices, ¿cómo no pasarlo bien? Y además, con diversidad de estilos, porque pone tiene que ver la crudeza con la que R. B. Silva se acerca a Hulk con la espectacularidad de Mahmud Asrar para plasmar el poder de Thor o la cercanía con la que R. B. Silva reúne a dos de las mujeres que se han visto afectada por el poder del Fénix, o la puesta en escena de Paul Renaud para conseguir que el nuevo Capitán América esté a la altura de la leyenda.

Generaciones, leyendas, legado… Al final todo nos lleva a lo mismo, a que este volumen, dentro de su diversidad narrativa, es una oda a personajes que todos adoramos. No se trata de encontrar o destacar favoritos, porque seguro que cada lector encontrará su momento favorito, y no necesariamente en función del puesto que ocupe cada héroe en su lista de preferencias. Se puede adorar a Spiderman y encontrar algo mágico en la despedida entre Carol y Kamala. Se puede disfrutar de Tony Stark  y Clint Barton, y a la vez encontrar elementos de sobra para pasárselo bien con Riri y Kate Bishop. Esa es la magia de Generaciones.

Sin miedo al evento

No hay que tener miedo a que la actualidad, la continuidad y el evento arruinen la experiencia de Generaciones, porque su objetivo no es tanto hacer la transición entre diferentes etapas como escribir, permítase la expresión, una carta de amor a los muchos años que han servido para forjar la importancia de estos diez personajes, una muestra más que apreciable de la importancia de Marvel en la historia de los superhéroes. Sin complejos, sin barreras que nos impidan pasárnoslo francamente bien, llenando los huecos que dejan los autores para que los rellenemos nosotros mismos con lo que sabemos de todos estos personajes.

Panini publica Generaciones dentro de su línea 100% Marvel HC al precio de 25 euros.

¡Comparte!