El universo Marvel según Frank Miller – Pasos necesarios de una leyenda

A nadie se le escapa que, a excepción de su memorable trabajo en Daredevil, lo que convirtió a Frank Miller en una leyenda del cómic norteamericano está fundamentalmente en su trabajo para la Distinguida Competencia y, sobre todo, lo que hizo con Batman. Pero para llegar hasta allí hubo una serie de pasos necesarios, y esos los dio en Marvel. Por eso es una pequeña gran gozada disponer de un volumen como este, El universo Marvel según Frank Miller, aunque su título sea algo más pomposo que la realidad de la que hablamos, porque el volumen no incluye revisiones personales de los personajes de la Casa de las Ideas sino, sencillamente, historias cortas que hizo entre 1979 y 1986, ejerciendo tanto de dibujante como de escritor pero casi nunca como autor completo.

Por eso, si queremos ver al Miller más puro no lo vamos a encontrar aquí de una manera absoluta. Vamos a ver al Miller principiante, el de sus primeros encargos como dibujante en un par de números de The Spectacular Spider-Man, alguno de Marvel Two-In-One y otras series de la editorial, en los que es hasta difícil reconocer su estilo, el que realmente le ha convertido en el autor que es. No nos vamos a dejar llevar por lo que significa el nombre de Miller, son cómics propios de la época, entretenimiento bien hecho con más marca de Marvel, del peso de los autores que forjaron este universo, que del dibujante que acabaría siendo.

El Miller dibujante, emerge

Eso lo empezamos a ver progresivamente. El paso de las páginas es una alerta continua. Miller está emergiendo. Se ve en un escenario, en una sombra, en una pose. No en las historias completa, pero sí en los detalles. Y se aprecia ya con bastante claridad en el Annual número 15 de The Amazing Spider-Man. Las ilustraciones de las portadas del Daily Bugle o la presencia de Punisher, oportunidades servidas por la mente hábil y juiciosa de Denny O’Neil, ya nos permiten contemplar muchas de las características que Miller exploró después en El regreso del Caballero Oscuro, 300, e incluso alguna sombra que permite intuir el gusto que explotaría en Sin City.

Y todo queda ya mucho más claro cuando el blanco y negro se asoma a su trabajo. Hay una primera historia sin protagonismo superheroico, pero llega sobre todo esa sensación cuando Elektra salta al escenario. Elektra, personaje milleresco por excelencia, protagoniza las pocas páginas en las que Miller actúa como escritor y dibujante. Diez, en total, pero que sirven para intuir, ya con firmeza, el genio que estaba por explotar.

Daredevil, territorio Miller

Dentro de este volumen, ese es el arranque del autor que de verdad conocemos y que en Marvel está plenamente identificado con el universo de Daredevil. Es su territorio. Tiene gracia que el Hombre sin Miedo fuera el invitado en aquellos primeros trabajos con Spiderman que la editorial le encargó todavía en los años 70. Y es igualmente curioso que, incluso eliminando de este volumen por lógicas razones de espacio su larga etapa con el personaje como también sus aproximaciones a su otro gran fetiche, Lobezno, sea Matt Murdock quien mejor sabor de boca deja. No en vano es el héroe que vemos en estas páginas de la mano del Miller escritor y realizado para otros dibujantes.

¿Es pretencioso decir que la importancia que tuvo Murdock en su etapa completa se veía venir en el número 219 que se incluye en este libro? ¿O que la maestría con la que desarrolló a sus personajes secundarios se atisba en el 226? ¿O que buena parte de la genialidad del Miller escritor está volcada en Amor y guerra, la novela gráfica que diseño para que el sensacional para que el sensacional y perturbador Bill Sienkiewicz le diera forma? No, seguramente no, porque Miller tiene una conexión muy especial con Daredevil y su mundo, y se nota en cada historia en la que autor y personaje se encuentran.

Mosaico Marvel

El universo Marvel según Frank Miller reúne así pequeñas joyas y trabajos menores, pero que al final se convierten en un simpático mosaico de este universo superhéroico. Daredevil, por supuesto, pero también el Capitán América, los Cuatro Fantásticos, el Doctor Extraño o el mencionado Spiderman hacen acto de presencia. Y autores que ayudaron a conformar la leyenda de Marvel como los mencionados O’Neil y Sienkiewicz, pero también otros como Bill Mantlo, Chris Claremont, Herb Trimpe, Roger Stern, David Mazzucchelli o John Buscema. Casi nada, ¿verdad?

Panini publica El universo Marvel según Frank Miller dentro de su Colección Frank Miller al precio de 35 euros.

¡Comparte!