Guerreros Araña. Universo Electro – Spidermen, reuníos

image_galleryHoy a lo mejor nadie lo recuerda, pero en su día Spiderman era el superhéroe más solitario del mundo que, a pesar de trabajar estupendamente bien con otros personajes disfrazados, nunca se había unido a un grupo. Lo intentó con los 4 Fantásticos por dinero, rechazó una y mil veces a los Vengadores, a nadie se le ocurrió colocarle en los Defensores. Pero eso cambió. Peter Parker empezó a jugar de verdad en equipo. Y su universo se expandió con montones de personajes de poderes arácnidos. ¿Quién nos iba a haber dicho hace no tantos años que Marvel acabaría aprovechando esa coyuntura para crear Guerreros Araña, una especie de Vengadores arácnidos interdimensionales a los que sólo les falta el grito de guerra?

Hecha esa introducción, lo cierto es que el resultado no está nada mal. Pero nada mal. Partiendo de Universo Spiderman, el evento en el que se juntaba a incontables héroes de poderes procedentes de las arañas, Mike Costa desgaja a unos pocos de ellos para crear este nuevo grupo, protector de la Red y vigilante de aquellos mundos en los que Spiderman ya no está. Así, tenemos a Spiderwoman, a Spider-UK, a Spidergirl, al Spiderman indio, a Spiderman Noir, a Spider-Gwen y a Spider-Ham. Imposible hacer una mezcla más ecléctica… y de nuevo hay que insistir en que la cosa sale bien. Sí, hasta con un personaje nacido de una parodia como el de Peter Porker.

 

Spider-Gwen y Electro, protagonistas

Con todos, Universo Electro tiene dos claros protagonistas. Costa se decanta para empezar, y no es mala decisión, por Spider-Gwen. No es que deje de lado al resto, pero mientras los demás se atropellan en escenas de combate multitudinarias, Gwen Stacy, con diferencia la más popular ahora mismo de entre todos los derivados arácnidos con los que juguetea Marvel, se queda sola, progresa, habla, maquina y actúa por su cuenta. El escritor va dejando muchas pistas, pinceladas y detalles, algunos más que brillantes para sentar las bases de un equipo que puede durar mucho, pero se nota que es ella quien más le motiva en esta historia de viajes dimensionales.

Aunque, si hay que juzgar con acierto su trabajo, hay que ir directamente al título de este primer arco argumental de la serie. Es Electro quien lleva la voz cantante y así lo ha confesado el autor. Aunque habría que decir Electros. Si contar con un número imposible de Spidermen era una idea divertidamente descabellada aunque pudiera asomarse al desastre, la de contar con infinitas versiones de un villano es igualmente simpática. Y que ese villano sea Electro, uno con inmensas posibilidades pero desde hace un tiempo en un segundo plano, es todo un acierto. Incluso su normanosbornización en una de sus encarnaciones es tremendamente eficaz.

David Baldeón, en su salsa

Semejante vwebwar2015005-int2-4-535b8ariedad de interpretaciones del mismo personaje es un caramelo y a la vez una pesadilla para un dibujante. Pero David Baldeón, por mucho que haya podido sufrir para rellenar las escenas en las que los personajes se multiplican, hace un trabajo espléndido. De diseño en primer lugar, porque una parte esencial de la diversión de una serie de estas características es ver hasta donde se puede llegar el aspecto de un personaje. Y cuando se ve un Electro Modok o hasta un tiranosaurio rex, queda claro que la misión ha sido un éxito. Eso sí, ese trabajo, con ser fascinante, no es ni mucho menos lo único que ofrece el ilustrador.

Baldeón consigue algo que no es nada fácil, y es conjuntar a personajes nacidos de objetivos y sensibilidades muy diferentes en una misma viñeta sin que nada chirríe. Spider-Gwen, Spider Noir o Spider-Ham. Con sólo citarlos, queda claro el esfuerzo. Y el acierto se ve en cuanto se abre el cómic, con un dibujo espectacular, dinámico, certero y espectacular que no sólo otorga un movimiento sensacional a todos los personajes sino que además crea unos escenarios fantásticos para que la acción se desate en esta especie de clímax continuo en que Cosa convierte este primer arco argumental de Guerreros Araña.

Personajes por conocer

Pero si hay algo que deja claro Universo Electro, además del enorme cariño que Costa le profesa al villano, es que Guerreros Araña se ha forjado con un amplio margen para contar historias sorprendentes. Lo dice uno de los integrantes del grupo en el transcurso de la historia, apenas se conocen entre sí. Y los lectores tampoco saben mucho más. Sí de Spider-Gwen o de Spidergirl, pero no de cómo va a evolucionar su participación en el grupo. Y esa especie de carta blanca no sólo hace que las expectativas sean elevadas sino que supone también que la serie haya caído de pie en esta primera aproximación gracias a su ritmo trepidante y a lo bien que se conjunta los personajes en las ideas de Costa y en los dibujos de Baldeón.

Panini publica Guerreros Araña. Universo Electro dentro de la Colección 100% y al precio de 14,50 euros.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *