De Black Panther a Blade: el camino del superhéroe de Wesley Snipes

Esta semana se estrena Black Panther. En Cinco79 no podemos resistirnos a dedicar esta semana, de una u otra manera, a esta película. El motivo está claro: Black Panther, con independencia de su resultado final (aunque ya hay críticas y son todas bastante positivas), supone un hito. Ojo: nada surge de la nada. Black Panther se estrena el 16 de febrero de 2018, pero en octubre de 1998 Blade marca varios hitos importantes.

Marvel patina sobre hielo cuesta arriba

Cuesta creer, después de 10 años de éxitos, que Marvel Studios ni existiera hasta hace relativamente poco. Pero en los 90, Marvel no es ni la sombra de lo que es ahora, creativa y financieramente. Son los años de Onslaught, la vaca mutante exprimida al máximo, Heroes Reborn, la saga del clon de Spider-man; también son los años de una bancarrota que cambia el panorama de la venta directa de cómics, tan humillante que se cuenta que la propia Planeta DeAgostini se ofrece a comprar la editorial. Súmale que, desesperados por llegar al cine, los responsables venden a cualquiera los derechos de los personajes. Hasta a Roger Corman.

 

 

DC lo tiene fácil: fue adquirida por Warner y para crear una película basta con hacer un cambio de despachos. Por supuesto, como en todos lados, hay jerarquías y la comunicación entre creativos y directivos era y aún se mantiene complicada, pero una llamada te puede solucionar la próxima película de Batman. Marvel, al vender al tuntún las licencias de sus personajes (algo de lo que se arrepentiría después), provoca que sus incursiones en el audiovisual sean de todo menos brillantes. No puedes comparar Batman (1989) con Capitán América (1990).

En esto que Wesley Snipes, en plena cresta de su popularidad, decide hacer una película de superhéroes. Y elige Black Panther.

Tío, ¿dónde están los muñecos de Black Panther?

Cuenta Hollywood Reporter que el actor mantuvo una tonelada de reuniones para sacar el proyecto adelante. Considera que Black Panther es un personaje digno de llevar a la gran pantalla, en tanto que no muestra una visión deprimente de África, sino una parte que aún mantiene su gloria. Stan Lee y Jack Kirby concibieron Wakanda como una fastuosa nación, oculta del resto del mundo, con el orgullo de ser el único país del mundo que siempre ha sido soberano.

 

Black Panther de Jack Kirby

 

El primer escollo fue el nombre. Snipes aclara en todas las reuniones que esta Pantera Negra poco tiene que ver con el movimiento por los derechos civiles, surgido también en los 60. Algunos lo pillan rápido. Se reúne con guionistas y directores, a poder ser con raíces africanas para mantener la identidad del proyecto.

John Singleton es de los que no lo pillan: sugiere a Snipes una historia en el que un padre, con el espíritu de Black Panther, quiere que su hijo se una al movimiento de Panteras Negras. El actor de Demolition Man no sabe muy bien qué contestar a tamaño disparate, así que suelta: ¿¡Dónde están los juguetes?! Sabe que, de hacerse, tiene que ser ante todo una película comercial.

Blade como suma de lo aprendido

La película de Black Panther, con Wesley Snipes, se aparca. Durante años se rumorea sobre el proyecto, ya que Snipes tiene el carisma y la forma física, pero nada sale adelante hasta que Marvel Studios crea su Universo Cinematográfico y presenta al personaje en Capitán América: Civil War.

Pero como pasa tantas veces en Hollywood, el esfuerzo puesto para crear una película levanta otra. De las cenizas de Simon says surge La jungla de cristal 3: la venganza (1995); de la secuela nunca producida de The Italian Job (2003) aparece Fast Five (2011). Y del esfuerzo puesto en Black Panther le debemos Blade.

 

Blade para Cinco79

 

Puede que ahora esté olvidada, pero Blade supuso varios hitos en su momento. Es el primer superhéroe negro en tener su propia película mainstream (¡que luego se convierte en trilogía!). Es la primera película basada en un personaje Marvel que no da grimita. Consigue mezclar la cultura de clubs de los 90 con los vampiros, a quienes convierte en enfermos poderosos. Y tiene una de las mejores introducciones de un personaje en una película de superhéroes, con esa rave sangrienta que aún hoy se anhela y homenajea.

Hoy ya damos por sentado el cine de supes, pero hubo un tiempo en que era un dolor en el culo sacar adelante una. En el que un fracaso, aunque fuera relativo como el sucedido a La liga de la justicia, podía suponer que no vieras otra del género hasta pasados un par de años. Blade superó todo eso. Tanto si aún no has visto Black Panther, como si sales del cine ahora, no se me ocurre mejor homenaje que recuperar a este superhéroe. Aunque por La Magra que Blade: Trinity te la puedes saltar.

Por cierto, ya hay tráiler honesto cortesía de Screen Junkies.

Fuente: Hollywood Reporter

¡Comparte!

Adrián Álvarez

Adrián Álvarez empezó a escribir en Internet en 2004 y no ha dejado desde entonces de volcar su sabiduría en distintos medios de comunicación. El último gran guionista audiovisual, compagina su trabajo como redactor en Cinco79, co-fundado por él, con otras doscientas webs y un empleo que le da de comer. También hace la mejor tortilla francesa de España.