Daredevil, la serie: Crítica de la primera temporada

Daredevil ya puede verse en castellano, con la llegada de Netflix a España. Para hablaros de esta serie, la cual ha cosechado tan buenas opiniones a lo largo y ancho del globo, Javier Collado y Jesús Delgado nos van a ofrecer su opinión a modo de crítica doble acerca de esta, la primera serie de superhéroes urbanos de Marvel. 


 

Crítica de Marvel’s Daredevil, por Javier Collado

 

Un 8,9 de media de casi 130.000 valoraciones en la web de referencia IMDB. Eso lo dice todo de la primera serie de tinte superheroico que Netflix llevó a las pantallas de todo el mundo el 10 de abril de 2015. Daredevil estrenó toda la temporada a la vez, provocando que más de uno consumiera los 13 episodios de golpe, uno detrás de otro. Tal es su nivel de atracción.

 

Nelson y Murdock, abogados.
Nelson y Murdock, abogados.

Matt Murdock (Charlie Cox) es un abogado ciego criado en un barrio bajo de Manhattan, Hell’s Kitchen. Junto con su compañero de promoción y amigo ‘Foggy’ Nelson (Elden Henson) monta un pequeño bufete, espantados de cómo las grandes corporaciones campan a sus anchas al poder pagar unos servicios jurídicos que el resto de ciudadanos no puede, asegurándose el triunfo en las sentencias. Esta es, en realidad, la historia que subyace detrás de toda la temporada: mafias, corrupción, injusticias. El nocturno Daredevil pasa a ser casi una excusa para narrar un thriller al estilo del cine negro más clásico.

 

Y es que la cuestión superheroica queda al margen para poder destacar la lucha entre Murdock y su antagonista, un escalofriante Wilson Fisk (Vincent D’Onofrio). Un enfrentamiento a nivel jurídico, filosófico, ético y físico. Nos adentraremos en el pasado de ambos en una suerte de comparativa de cómo el azar puede marcar el destino de una persona. Sobre ellos dos descansa el peso de una serie que avanza lentamente pero con paso firme, recreándose en los silencios, en las pausas, en las sombras.

Wilson Fisk ante un cuadro
Así conocemos a Wilson Fisk.

Personajes de toda clase y condición

Es común leer en críticas de películas que “la ciudad es un personaje más”. No cabe duda de que este es el caso de Daredevil. La opulencia de los grandes rascacielos neoyorquinos contra los destartalados pisos de las clases bajas, los callejones oscuros, los bares de mala muerte (en ocasiones, literalmente), los concurridos hospitales… Todo ello se suma para crear el tipo de ambientación que creó Frank Miller para el ‘cuernecitos’ a finales de los 70 y principios de los 80. Más oscura que la Starling City de Arrow o que la Gotham de su serie homónima, el ambiente recuerda a la del inolvidable Batman animado de los 90.

Portada de Daredevil #227
Frank Miller relanzó el personaje a principios de los 80 con sagas como ‘Born Again’

 

El elenco lo completan una joven y perdida Karen Page (Deborah Ann Woll), el periodista de investigación Ben Urich (Vondie Curtis-Hall), la encantadora Vanessa Marianna (Ayelet Zurer) y la enfermera Claire Temple (Rosario Dawson), amén de otros personajes recurrentes en una compleja trama de intereses a gran escala que contiene guiños para los amantes del personaje en las viñetas, pero que no se encadena a la continuidad de las mismas para evolucionar hasta un final espectacular.

 

Marvel ha producido esta serie tras recuperar los derechos sobre el personaje ciego que vendió a 20th Century Fox y de la que fue fruto la para muchos infausta película protagonizada por Ben Affleck, Jennifer Garner, Colin Farrel y el fallecido Michael Clarke Duncan. Daredevil es la primera de las series que Marvel ha producido para Netflix, a la que seguirá Jessica Jones (a estrenar el próximo 20 de noviembre), Iron Fist y Luke Cage. La segunda temporada del ‘cuernecitos’ llegará también en Netflix en 2016.

 

 

Crítica de Marvel’s Daredevil, por Jesús Delgado

 

Resulta complicado decir algo que Javier, mi compañero de Cinco79, no haya dicho ya. Ciertamente, Daredevil es una serie de bastante calidad a pesar de su premisa superheroica, un detalle que suele echar a más de un espectador, debido al falso cliché de asociar todo relato de superhéroes con productos de baja calidad narrativa, el culpable pecado del cine de superhéroes de los años 90 y de la pasada década.

 

Sin embargo, Marvel’s Daredevil no es una serie de superhéroes, sino un drama urbano y policíaco. La idea de un vigilante ciego, con un extraordinario sentido del radar y un no menos excepcional entrenamiento físico, tan solo es la excusa para desarrollar la historia más «realista» que se desarrolla dentro del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU), el mismo cosmos que Los Vengadores, Agentes de SHIELD y Ant-Man comparten.

 

No os engañéis, apenas veréis disfraces
No os engañéis, apenas veréis disfraces

 

Daredevil representa un acercamiento a la realidad de la calle del MCU, lejos de los dioses nórdicos, los héroes con armaduras tecnológicas que vuelan o se reducen de tamaña y de las grandes aventuras cósmicas. Daredevil apuesta por la gente ordinaria, con vidas duras, trabajos y responsabilidades, preocupaciones mundanas y amenazas tan peligrosas como terribles alienígenas conquistadores, gigantes de hielo o malvados terroristas neo-nazis… nos referimos claramente al crimen organizado y su radicación en los barrios bajos de las ciudades, siendo en esta ocasión el Hell’s Kitchen de Nueva York el escenario para este enfrentamiento entre el bien y el mal.

 

Debido a este planteamiento, Daredevil es una serie bastante ligera para aquellos a los que las capas y las mallas de colores sean un horror tanto visual como intelectual. Sin embargo, a los amantes del personaje, que lo conozcan por los cómics, seguirán disfrutando de esta serie tanto como de sus aventuras en viñetas.

 

Daredevil tiene una clara deuda con la etapa y las representaciones del héroe durante los ochenta. Sobre todo, el cómic bebe de la etapa de Frank Miller y Ann Nocenti. No estamos ante una historia esperanzadora, luminosa, sino una historia bastante sórdida que revela lo peor del MCU, sus bajos fondos. Este retrato tan poco amable muestra a las fuerzas de la oscuridad, representadas por un sindicato mafioso, como un enemigo imbatible e invencible, frente a un pequeño y solitario hombre, que trata de marcar la diferencia, como único representante de las luminosas fuerzas del bien.

 

Daredevil-critica_2

 

De este modo, la serie gira en torno a dos ejes. Por un lado, tenemos al Wilson Fisk de Vincent D’Onofrio, un monstruo de espantosa sensibilidad y pocos escrúpulos. Frente a él está el Matt Murdok de Charlie Cox, un trágico cruzado enmascarado, que trata de cambiar el mundo con sus puños y sus extraños dones. En torno a ellos, un elenco de secundarios dignos de todo tipo de alabanzas, conforman un reparto de lujo que ya quisieran para sí muchas series: Deborah Ann Woll, Rosario Dawson, Elden Henson, entre otros…

 

Cabe destacar de que este reparto se encuentra además cuenta con un buen equilibrio a la hora de repartir protagonismo e importancia a los distintos personajes que conforman la serie.  Si bien D’Onofrio y Cox son los principales atractivos, el resto de personajes, en especial los femeninos, sorprenden al ser algo más que damas en apuros o meros intereses románticos. Sirva como ejemplo la Karen Page de Deborah Ann Woll, la cual cuenta con su propia evolución llegando a ser ésta una de las claves de la trama de esta primera temporada.

 

Daredevil-critica_3

 

Paralelamente, tanto en ritmo como en construcción argumental, Daredevil funciona a las mil maravillas. Durante 13 episodios, la trama de la primera temporada de este drama televisivo va construyéndose, sin dejar nada al azar. Todas las piezas de la historia encajan como un perfecto puzzle cuyo resultado da lugar a una robusta argumentación que sorprenderá no solo por el desarrollo de personajes, la evolución de la narrativa sino, también, por el sorprendente desenlace que nos brinda.

 

Un detalle curioso, además, que deberíamos tener en cuenta es el relativo bajo presupuesto con el que se rueda,  a pesar de contar con  numerosas secuencias en el exterior, a pleno día incluso. En conjunto, la mayor parte de las escenas de Daredevil se ha rodado con un maravilloso buen gusto, demostrando un talento y un buen saber hacer por parte de sus directores y unidades de rodaje.

 

En resumen, podemos decir que Daredevil es la más brillante serie de superhéroes de Marvel de 2015. Tanto su reparto, como su guión y su dirección han logrado crear un producto redondo, prácticamente perfecto.

¡Comparte!

Javier Collado

Marvelita sin complejos, crítico del 'Mefistazo' y amante de la Edad de Plata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *