Crítica de The Punisher temporada 1, de Netflix

Crítica de Marvel’s The Punisher (2017) – Creado para Netflix por: Steve Lightfoot – Protagonizada por: Jon Bernthal, Ebon Moss-Bachrach, Ben Barnes, Amber Rose Revah y Deborah Ann Woll. – Estreno en Netflix: 17/11/2017.

Desde el viernes pasado tenemos en antena una nueva serie de televisión de Marvel. Se trata de The Punisher, la serie protagonizada por Jon Bernthal, basada en el anti-héroe creado por Gerry Conway y John Romita Sr. para las páginas de The Amazing Spider-man.

La trama de Marvel’s The Punisher empieza un año después de los sucedido en la segunda temporada de Marvel’s Daredevil, en la que se nos dio a conocer al personaje y también la tragedia personal que lo había engendrado. Esto nos lleva a ver un Frank Castle en medio de su cruzada de venganza, cazando hasta el último de los responsables detrás de la matanza que se saldó con las vidas de su mujer e hijos. Una vez cobrada la retribución, Castle vuelve de manera encubierta a una vida civil cada vez más complicada.

Y es que Frank descubrirá que tiene asuntos pendientes aún por saldar, cuando un misterioso informático llamado Micro (Eboon Moss-Bachrach) contacte con él para investigar el origen de toda la tragedia que aún acosa en pesadillas al vigilante: la estancia de Castle en Afganistán, junto a su mejor amigo Billy Russo (Ben Barnes) y el resto de su unidad. Esto le llevará a empuñar una vez más las armas y a volver a convertirse de nuevo en The Punisher (El Castigador).

Un Punisher real, pero poco fiel

Si algo podemos decir de The Punisher es que es una serie hecha con cariño, y eso se nota. También que hay mucho talento vertido en ella y también un aprovechamiento de los recursos. Sin embargo, también os adelantamos que el enfoque del show irritará al comiquero y a los fans de grupo duro del personaje. Sobre todo con la conclusión de esta primera (y en principio última) temporada en Netflix.

Steve Lightfoot (Hannibal), showrunner de la serie, pergeña una visión alejada del alienado y deshumanizado personaje que Steve Grant, Garth Ennis y otros autores convirtieron en leyenda, y sinónimo de la derecha estadounidense más reaccionaria y peligrosa. Este Punisher, en cambio, trata de ser un personaje de a pie, un ciudadano víctima de las circunstancias, que a pesar de su taradez, aún conserva cierta moralidad.

Esto implica que la versión de Marvel’s The Punisher apuesta por un tipo de personaje más simpático para el público. Y es que recordemos que hasta esta presente recreación, Punisher habitaba en los más profundos abismos de la crítica, reservado a las peores adaptaciones a series y cine de superhéroes. Una decisión que, imaginamos, se debe a un intento de hacer sexy al espectador más generalista.

Esta decisión, de dudoso acierto desde un punto de vista de un lector de cómics, en cambio favorece un acercamiento a diversos temas como los veteranos de guerra y el ostracismo social que sufren, el papel de los contratistas civiles, el dilema de las armas de fuego y su fácil acceso, las tramas de dinero sucio de la CIA… y un montón de temas candentes de la actualidad norteamericana. De ahí que la aproximación a ellos si bien no obedece a una narrativa clásica del personaje, sí permite ahondar en otros detalles.

No obstante, que los fans no se angustien. La serie de The Punisher cuenta con numerosos guiños que recuerdan a las mejores etapas

The Punisher refina la fórmula Netflix

En honor a la verdad, se debe señalar que The Punisher es una serie bien cohesionada, con un ritmo  una dosificación de narración por episodios adecuada. No cuenta con un punto bajo de trama y sostiene el interés de manera adecuada toda la temporada. Algo que no siempre podemos decir de las series de Netflix y Marvel.

Por otro lado, la serie cuenta también con algunas bondades como la puesta en escena, el entrenamiento de ciertos actores para dar el pego como militares de verdad e, incluso, el trabajo documental de los productores en materia de armamento y parafernalia bélica. Estos pequeños detalles dan mucha vidilla a The Punisher.

Se debe hacer mención a que los intérpretes seleccionados para dar vida a este drama con carácter reividicativo. Jon Bernthal encabeza un reparto muy funcional y eficaz, con una gran implicación y calidad en su trabajo. Aún así, la presencia de actrices como son Deborah Ann Woll y Shohreh Aghdashloo (The Expanse), meras secundarias, enriquecen el aspecto final y su puesta en escena.

Pero no por ello diremos que Moss-Bachrach y Bernthal dejan de ser las dos estrellas de la serie y sus momentos juntos son simplemente memorables.  De hecho, el juego de poder entre Punisher y Micro son de lo mejor de Marvel’s The Punisher, brindándonos auténticos duelos actorales. Unas veces divertidos, otros terribles, pero también patéticos y emotivos.

En conjunto, concluímos, Marvel’s The Punisher es un gran acierto. No será lo mejor de Marvel en Netflix, pero es una mejora ostensible del catálogo de la plataforma. Solo esperemos que los fuegos de la ira que aviven en los fans se apaguen con una posible temporada 2.

¡Comparte!

Jesús Delgado

Periodista, friki y cinéfilo. Devoro libros, películas, cómics y todo lo que se me pase por delante. Co-fundador de Cinco 79