Crítica de Your name – El anime que te robará el corazón

Crítica de Your name – Escrita y dirigida por Makoto Shinkai – Con las voces de Ryûnosuke Kamiki y Mone Kamishiraishi – Voces en castellano: Rubén Solís y Graciela Molina – Voces en catalán: Ivan Labanda y Nuria Trifol – Música de Radwimps – Producida por CoMix Wave Films – Distribuida por Selecta Vision

 

Your_name_Cinco79_Cartel

 

En Your name, la estudiante de instituto Mitsuha está harta de vivir en un pueblo. Su padre es el alcalde y dio la espalda a su familia para perseguir notoriedad política y el mundo que le rodea se le queda pequeño. Lo que es peor, sus obligaciones con los rituales del pueblo, cuyo significado se perdió mucho tiempo atrás por culpa de un incendio, le hacen sentirse ridícula frente a unos compañeros presumiblemente menos enraizados en la tradición. Así que un día, harta de todo, desea ser un chico guapo de Tokio en su próxima vida.

Dicho y hecho, porque la siguiente mañana que la vemos, se levanta y no recuerda qué pasó el día anterior. Al parecer, se estuvo comportando de forma muy rara, masculina incluso. Relacionado con la proximidad de un cometa, Mitsuha parece haber cambiado cuerpos con, lo has adivinado, un chico guapo de Tokio, Taki, cuya vida no podía ser más distinta.

 

Your_name_Cinco79_2

 

Así que surgen dos cuestiones. La primera y más obvia es, ¿por qué les está pasando a ellos? Y la segunda, ¿podrán encontrarse algún día?

 

Este cuerpo no es el mío

 

La historia de intercambiar cuerpos entre dos personas tiene ya una larga tradición que no podría ser más distinta entre occidente y oriente.

En occidente, el intercambio empezó como una sustitución de estatus, como podemos descubrir a través del cuento clásico del príncipe y el mendigo, hasta llegar a la propia sustitución de cuerpos en el siglo XIX con Vice Versa o Una lección a los padres, de Thomas Antsey Guthrie, obra de la que manaron actualizaciones en forma de película como Vice Versa (1988) o de novelas adaptadas de la misma manera a la gran pantalla, como Ponte en mi lugar (2003). Y, toma nota del detalle, la mayoría de estas historias se caracterizan en que el intercambio siempre se produce entre personajes del mismo sexo; cuando se da entre chico y chica, suele servir más para encadenar chistes y bromas de índole sexual.

 

Your_name_Cinco79_4

 

En oriente, sin embargo, la tradición de la que bebe Your name se podría rastrear hasta el Cuento de Torikaebaya, donde hermano y hermana viven con la maldición, proveniente de una vida anterior, de no estar satisfechos con el sexo con el que han nacido. Así, el chico es educado como una mujer y la chica como un hombre, e incluso se las empareja con personas del mismo sexo. Si a eso se le suma una concepción de la sexualidad que no ha sido duramente reprimida durante siglos, tenemos que las historias de intercambio de cuerpos en la cultura oriental nunca han tenido miedo a explorar qué pasaría si ocurriera entre un hombre y una mujer, ni inciden demasiado en la grosería (al menos, desde su punto de vista).

Your name, como es lógico, continúa con la tradición oriental. La primera vez que Mitsuha y Taki son plenamente conscientes de estar en un cuerpo que no es el suyo, no dudan en rastrear y tocar las diferencias, pero que quienes vayan a ver la película con menores no se preocupen, porque es un descubrimiento que no llega a lo obsceno. Es más, la afición de Taki por tocarse el pecho para saber si se ha despertado como chico o como chica deriva de gag recurrente en todo un golpe emocional.

 

Emociones a flor de piel

 

Your_name_Cinco79_5

 

A pesar de que me encanten las comedias románticas, soy el primero que les busca las cosquillas. Me cuesta comprender que surja el amor verdadero a través de un flechazo: después de todo, un romance surgido así se basa en lo superficial y sólo más tarde, con el contacto, es cuando se establecen vínculos más profundos. Por eso, Your name me parece impecable como película romántica, porque el amor surge de aprender a comprender al otro igual de bien que a uno mismo: de la empatía. De este modo, el mecanismo narrativo del intercambio de cuerpos se asegura de que el romance sea de todo menos superficial.

Eso sí, la película no llega a agotar su premisa gracias a una sucesión constante de giros de la trama, a veces tramposos, sí, que se aprovechan del estancamiento tecnológico y cultural que vivimos; Devin Faraci lo describió perfectamente al hablar de la última entrega de Destino Final. Pasado el ecuador, en concreto, hay un giro que te da un vuelco al corazón y que por fortuna han ocultado en los anuncios: has pasado tanto tiempo con los personajes, has llegado a quererlos tanto, que la trama en ese instante se vuelve incluso dolorosa.

 

Your_name_Cinco79_3

 

Otro factor que contribuye a mantener la emoción tiene que ver con la banda sonora de Radwimps, un grupo pop japonés que, tanto en las canciones como en las melodías, elevan lo que se ve en pantalla. El director Makoto Shinkai sabe que canciones como Dream lantern o Zenzenzense, pueden animar y guiar al espectador por lo que sienten los personajes, por lo que quizá abusa demasiado de momentos musicales que parecen más sacados de una serie que de una película.

 

A la sombra del cometa

 

Al final, Your name es una de esas películas cuya maquinaria promocional está en lo cierto: ha sido el anime más taquillero de la historia y no sin razón.

 

Your_name_Cinco79_1

 

Es una película vibrante, que sabe apretar sus resortes y cambiar los ritmos en los momentos precisos. Va más alla de su premisa de intercambio de cuerpos, la pimienta para una historia que enseña en qué se basa el verdadero amor por otra persona.

En un determinado momento de Your name, Taki y Matsuhi empiezan a olvidarse el uno del otro. Pero no te preocupes porque, cuando salgas del cine, a ti te será imposible olvidarte de ellos.

 

 

¡Comparte!

Adrián Álvarez

Adrián Álvarez empezó a escribir en Internet en 2004 y no ha dejado desde entonces de volcar su sabiduría en distintos medios de comunicación. El último gran guionista audiovisual, compagina su trabajo como redactor en Cinco79, co-fundado por él, con otras doscientas webs y un empleo que le da de comer. También hace la mejor tortilla francesa de España.