Crítica de Wonder Woman – Asombrosa amazona

Crítica de Wonder Woman – 2017 – Directora: Patty Jenkins – Guión: Allan Heinberg (Historia: Zack Snyder, Allan Heinberg, Jason Fuchs; Personajes: William M. Marston) – Música: Rupert Gregson-Williams – Fotografía: Matthew Jensen – Reparto: Gal Gadot, Chris Pine, David Thewlis, Danny Huston, Elena Anaya, Ewen Bremner, Saïd Taghmaoui, Eugene Brave Rock, Connie Nielsen, Robin Wright, Lucy Davis, Samantha Jo, Lisa Loven Kongsli, Florence Kasumba, Mayling Ng, Emily Carey, Doutzen Kroes – Productoras: Warner Bros. Pictures / DC Entertainment / Atlas Entertainment / Cruel, Unusual Films

 

Wonder Woman Poster Cinco79

 

Más o menos desde mediados de los 80, después de la Crisis en Tierras Infinitas y gracias a la magnífica etapa de George Pérez, Wonder Woman adquirió un renovado impulso del que no gozaba desde la serie de televisión de Linda Carter a finales de los 70. Se fue forjando el mito de la Trinidad, formada entre Superman, Batman y Wonder Woman, pero sólo ella se ha pasado más de treinta años rozando un proyecto cinematográfico con la punta de los dedos sin conseguirlo. Y por fin, en pleno 2017, tenemos una película digna y la más coherente de este Universo Extendido de DC que empezó El hombre de acero (2013).

El amanecer de la amazona

Wonder Woman cuenta la historia de Diana de Themiscira (Gal Gadot), hija de la reina de las amazonas, Hipólita (Connie Nielsen). Se trata de una joven excepcional, aunque demasiado protegida, que tendrá que adentrarse en el mundo de los hombres al descubrir que la I Guerra Mundial podría haber sido provocada por Ares, enemigo de su pueblo.

Quienes descubrimos a la actriz en la saga Fast & Furious, donde estaba infrautilizada como el resto del reparto femenino, no podíamos suponer la variedad de registros que es capaz de alcanzar y es que, al comienzo de esta película, esta Diana no tiene nada que ver con la guerrera confiada de Batman V. Superman: El amanecer de la Justicia: rebosa inocencia.

 

Wonder Woman Cinco79 4

 

Parte del encanto de la película es comprobar cómo, venida de un sistema matriarcal perfecto, Diana de Themiscira se opone a cosas que se daban por sentado en nuestra sociedad. Al principio, parece que esa oposición tiene que ver con la forma en que la mujer es tratada a principios del siglo XX, pero más tarde descubrimos que el arco de Diana tiene que ver mucho más con el heroísmo que con el feminismo, porque no lucha por la mujer, sino por la humanidad. Argumentalmente puede ser correcto para centrar la historia, pero es una pena.

Cuando el personaje fue creado durante la II Guerra Mundial, algunas de las batallas más importantes de las mujeres ya se habían librado. Y ganado. Es más: pese a que William Moulton Marston y Sadie Holloway Marston concibieron desde el principio al personaje como una adalid de la igualdad entre sexos y del empoderamiento femenino, Wonder Woman siempre ha viajado de Themiscira a nuestro mundo en el contexto histórico en que se escribe.

Por eso es una oportunidad perdida situarla en la I Guerra Mundial, cuando la mujer hacía muy poco que había dejado de considerarse inferior en la sociedad y aún no tenía derecho a voto, y relegar su indignación a un par de líneas de diálogo. Diana se muestra consternada por las injusticias del mundo, sí, y su comportamiento parece extravagante ante los más viejos del lugar, pero ni sus acciones ni sus pocas palabras en contra surten efecto alguno. Que a la vez que salva el mundo hubiera ayudado a sufragistas, por poner un ejemplo, habría aportado más al personaje y lo que quiere significar.

 

Wonder Woman Cinco79 3

 

Sin embargo, este arco donde prima el heroísmo es mucho más útil para DC a largo plazo porque, veréis, Wonder Woman es la película más taquillera del Universo Extendido de DC y el motivo es claro: desde que Zack Snyder cimentara el UEDC, no hemos visto a los héroes de los cómics; hasta este momento, el UEDC nos ha mostrado la deconstrucción de los emblemas de la casa. Héroes conflictivos, atormentados y moralmente cuestionables cuando no algo repulsivos. Wonder Woman se carga esta visión de un plumazo porque desvela cómo Diana se convierte en una heroína y sin matices dignos de Ayn Rand.

Un buen reparto al servicio de la mejor Wonder Woman

Volviendo a Gal Gadot, es asombroso lo que consigue hacer con su papel. En comparación con otras películas de superhéroes, lo que se le pide a Gadot va un punto más allá, en tanto que no sólo lucha por una serie de ideales, también se la muestra sufriendo por los actos de los villanos de la película. Es como si en la primera Capitán América se viera a Steve liberando un campo de concentración y luego sobrecogido ante los cadáveres de una cámara de gas o a Iron Man contemplando los efectos de una de sus bombas sobre la población civil (aunque esto se tocó en cierto modo en Los Vengadores: La era de Ultrón).

 

Wonder Woman Cinco79 7

 

Le acompaña Steve Trevor, interpretado por Chris Pine. Desde que saliera el nombre, tanto del personaje como del actor, en la sinopsis de la película, hizo creer a la gente que Pine se comería parte del pastel de Wonder Woman. No sonaba extraño porque desde Elektra, en 2005, no se había vuelto a hacer un filme protagonizado por una superheroína en la corriente general, y era lícito sospechar que los ejecutivos querrían “equilibrar” la película repartiendo el protagonismo.

Nada más lejos de la verdad: Chris Pine se mantiene al margen como un excelentísimo secundario que sabe llevar y centrar la película sólo en los momentos indispensables, pero siempre al servicio de Gal Gadot. Es la Marion Ravenwood de Wonder Woman y Pine está enorme en su dinámica con la compañera, de modo que ninguno pisa el terreno del otro (salvo, quizás, el final).

 

Wonder Woman Cinco79 6

 

Junto a ellos, una galería de excelentes actores. Wonder Woman puede presumir de tener un reparto de secundarios apabullante y solvente, por encima de la media en el género: Elena Anaya, Robin Wright, Connie Nielsen, David Thewlis, Danny Huston, Ewen Bremner, Saïd Taghmaoui.  La primera interpreta a una villana con más capas de las que pueda parecer junto a Huston; tanto Wright como Nielsen interpretan a amazonas y gracias a ellas sentí pena por no poder explorar su mundo; Thewlis, después de Harry Potter, reaparece como figura protectora de trasfondo misterioso; los dos últimos pertenecen al comando que el personaje de Chris Pine reúne para la batalla.

Una dirección alejada del estilo DC

Que esta película es un golpe de timón de DC no sólo se nota a nivel argumental, también en cuanto a dirección. Cuando se creía que el UEDC iba a ser más divertido y capaz de llenar las salas igual que su inmediato competidor, se les llenó la boca diciendo que sus películas tenían una visión centrada en el director.

Con tres películas antes de esta Wonder Woman, las dos con Superman y Escuadrón Suicida, demostraron que querían adherirse a su plan, pero eso no significó ni que triunfaran en taquilla como debieran (cómo un choque entre Batman y Superman no llegó a los 1.000 millones de dólares de recaudación es un indicativo de que algo has hecho mal) ni que en general fueran buenas películas.

 

Wonder Woman Cinco79 2

 

La incorporación de Patty Jenkins, con sólo un largometraje cinematográfico en su haber, era una señal de otro cambio de planes, en tanto que no podía verse una autoría clara. Monster es una buena película y le ganó el Oscar a Charlize Theron, pero a nivel de dirección no tiene rasgos muy distintivos, ni podemos trazar una línea que conecte, de alguna manera, todos sus trabajos. Tanto es así que iba a dirigir Thor: El mundo oscuro (2013) pero abandonó por diferencias creativas.

Jenkins es una artesana con oficio y como tal ha entregado una película en la que se aprecia la mano de Zack Snyder: los colores apagados, realismo de cartón piedra (que, por suerte, salta por la borda en el tramo final) y un endemoniado gusto por la acción al ralentí.

 

Wonder Woman Cinco79 8

 

Sólo hay una seña autoral en lo concerniente a la doctora Maru, interpretada por Elena Anaya: un monstruo por dentro, dado su gusto por la aniquilación mediante la química, y por fuera, gracias a un rostro abrasado por sus experimentos. Poco a poco, se pelan capas del personaje hasta desvelar que es merece algo de compansión y no sólo castigo; desde Spiderman 3 no recordaba un tratamiento igual para un villano en una película de este tipo; cómo Wonder Woman maneja el asunto la sitúa, con justicia, como una heroína cuyas cualidades van más allá de pegarse con el malo de turno por una cuestión moral.

Wonder Woman: hay que verla

Pese a su algo decepcionante tramo final, Patty Jenkins y Gal Gadot pueden estar orgullosas por todo lo que esta Wonder Woman está logrando: es la película protagonizada por una superheroína más taquillera de la historia (como curiosidad, también la más taquillera que versa sobre la I Guerra Mundial); la primera dirigida y protagonizada por mujeres.

 

Wonder Woman Cinco79

 

Su éxito ha abierto los ojos a más de un ejecutivo y de un espectador y su influencia ya se está notando con el runrún en los despachos, donde los proyectos protagonizados por superheroínas ya no se miran con malos ojos. Y menos mal: si bien las superheroínas suponen sólo un 30% de los personajes de Marvel y DC, representan al 51% de la población y, salvo películas corales, están infrarrepresentadas en el cine.

Catwoman o Elektra son películas espantosas, indignas siquiera de una revisión, pero Wonder Woman es, por méritos propios, la mejor película que ha hecho DC desde uno de los Batman de Christopher Nolan (que imagino ya sabrás cuál es). Y para ello sólo ha hecho falta un buen guión, una notable dirección y una protagonista a la altura del papel. No es alquimia: cuando se hace bien, simplemente es cine.

¡Comparte!

Adrián Álvarez

Adrián Álvarez empezó a escribir en Internet en 2004 y no ha dejado desde entonces de volcar su sabiduría en distintos medios de comunicación. El último gran guionista audiovisual, compagina su trabajo como redactor en Cinco79, co-fundado por él, con otras doscientas webs y un empleo que le da de comer. También hace la mejor tortilla francesa de España.