Crítica de Tomb Raider con Alicia Vikander de Lara Croft

CRÍTICA DE Tomb Raider – 2018 – DIRIGIDA POR Roar Uthaug – GUIÓN DE: Geneva Robertson-Dworet y Alastair Siddons. Basada en el videojuego de Square-Enix y Crystal Dynamics – PROTAGONIZADA POR: Alicia Vikander, Dominic West, Walton Goggins, Daniel Wu y Kristin Scott Thomas. 

Tomb Raider regresa a las salas de cine con Alicia Vikander en el papel de Lara Croft para adaptar el videojuego de 2013 y ofrecernos una aventura entretenida con buenos momentos de acción, pero pequeños fallos argumentales. Dirigida por Roar Uthaug, es una adaptación bastante digna de un videojuego, si tenemos en cuenta lo que hemos visto en los últimos años, aunque con cambios sustanciales que pueden no gustar a todos los fans.

Tomb Raider: Del videojuego a la gran pantalla

En el año 2013, Square Enix y Crystal Dynamics estrenaban Tomb Raider, un reinicio de la saga de videojuegos en el que, una joven Lara Croft, emprende su primera expedición hasta una isla del Triángulo del Dragón para encontrar el reino perdido de Yamatai. Tras el naufragio de su barco, Lara se las veía con todo tipo de amenazas, humanas y animales, para sobrevivir. Dos años después, y tras el éxito de la primera parte, salía Rise of the Tomb Raider para continuar las aventuras y mostrar nuevas facetas del personaje. Próximamente, tendremos una nueva entrega con Shadow of the Tomb Raider en donde la arqueóloga más famosa de los videojuegos nos volverá a demostrar sus dotes de exploradora en lo que parece será una aventura en tierras mexicanas.

La buena acogida que tuvieron Tomb Raider y Rise of The Tomb Raider hizo que Warner Bros. y Square Enix se plantearan el lanzamiento de un reinicio en el cine para dejar atrás el legado de Angelina Jolie y dar paso a un personaje más realista que sufre con los golpes recibidos y que todavía no ha desarrollado todas sus habilidades de arqueóloga. Si recordáis, Tomb Raider (2001) y Tomb Raider: La cuna de la vida, eran películas con mucha acción y toques de humor, en donde se explotaban la sexualidad de Lara. Algo típico de la época, pero que en los tiempos que corren, se tenía que corregir para ser fiel al personaje de los nuevos videojuegos.

¿Qué actriz podía sustituir a la Jolie? La decisión no era fácil y las opciones eran amplias, se barajaron muchos nombres y hasta sonó Camilla Luddington, actriz que interpretó a Lara Croft en el videojuego y que era del gusto de Crystal Dynamics aunque, al final, se decantaron por Alicia Vikander, la ganadora del Oscar por La Chica Danesa que se ha entrenado a fondo para meterse en la piel de la cazatesoros. Su interpretación es más que correcta, especialmente en los momentos de lucha y saltos, aunque menos creíble a la hora de desplegar algo de humor.

Aventuras, rompecabezas y mucha acción

Esta adaptación de Tomb Raider al cine es fiel al material original en sus escenas de acción, decorados y vestuarios, no lo es tanto en el argumento con personajes que no aparecen, otros que adquieren más protagonismo sin que en el videojuego lo tengan, un villano que ha perdido un poco de carisma o algunas fases en la vida de Lara que no encajan del todo con lo que nos contaron en el reinicio del videojuego.

Tomb Raider empieza en Londres en donde Lara trabaja de repartidora y ha rechazado su herencia familiar para vivir su propia vida. Es aventurera y valiente a su manera, pero no ha aceptado la muerte de su padre. La casualidad hace que encuentre unos papeles de su progenitor que la llevarán hasta la isla de Yamatai. La película tarda en arrancar, pero una vez que llegan a la isla, mejora y nos muestran la verdadera supervivencia de Lara. Sin embargo, los últimos minutos se vuelven predecibles y poco inspirados por parte de los guionistas.

Personalmente, me hubiera gustado que se centraran mucho más en la soledad de Lara sin su padre y en la necesidad que tiene el personaje de superarse a cada instante. En la película, su evolución es demasiado rápida y los tráilers han fastidiado algunos guiños dirigidos hacia los fans.

Si hay algo que caracteriza a los videojuegos de Tomb Raider, además de la acción, son los rompecabezas. En la película no están muy explotados, pero sí hay varios momentos que sacarán una sonrisa a los fans. Especialmente, un acertijo con vidrios de colores que refleja algunos de los muchos que nos hemos podido encontrar en la saga de Square Enix. El fallo es que, salvo en el caso que hemos citado, no nos hace participes y nos ofrece directamente las respuestas sin tenernos en cuenta.

Palomitas y entretenimiento en compañía de Lara Croft

El reinicio de Tomb Raider en el cine no es perfecto, tiene fallos de guión y los que vayan buscando ver en la gran pantalla el videojuego, no lo van a encontrar. La buena noticia es que es una película que, a pesar de su duración, no se hace pesada y es entretenida. Además, si las comparamos con las de Angelina Jolie, es mucho mejor a nivel cinematográfico. Eso sí, no deja de ser una cinta de acción para disfrutar con palomitas en la que se nota que el director ha puesto empeño, pero su novatada le ha jugado algunas malas pasadas. Aún así, ha dejado los cimientos preparados para una secuela, si es que los resultados acompañan, en la que los personajes estarán mejor desarrollados al no tener que presentarlos al publico general y en la que puede aprender de sus errores.

Esperamos que, si hay segunda parte, Alicia Vikander vuelva al papel de Lara Croft, algo que se está rumoreando no será así por decisión de una de las productoras encargadas de la película.

  • Lo mejor: Los momentos de acción que se parecen al videojuego. Alicia Vikander y Kristin Scott Thomas. La banda sonora de Junkie XL. Los guiños a los fans.
  • Lo peor: La parte urbana de la película y la presentación de Lara no tienen ningún sentido si conoces a la arqueóloga y su historia. El excesivo protagonismo del padre, más allá de los recuerdos y cartas. La desaparición de importantes personajes de la trama del videojuego que hacían avanzar la aventura.

¡Comparte!