Crítica de Rey Arturo: La leyenda de Excalibur – God of England

Crítica de El Rey Arturo: La leyenda de Excalibur – Título original: King Arthur: Legend of the Sword – Año: 2017 – Duración: 120 min. – País: Estados Unidos – Director: Guy Ritchie – Guion: Joby Harold, Guy Ritchie, Lionel Wigram (Historia: David Dobkin, Joby Harold) – Música: Daniel Pemberton – Fotografía: John Mathieson – Reparto: Charlie Hunnam, Astrid Bergès-Frisbey, Jude Law, Djimon Hounsou, Eric Bana, Aidan Gillen – Productora: Warner Bros / Village Roadshow Pictures / Weed Road Pictures

 

Rey Arturo Cinco79

 

En esta reimaginación de la historia del rey Arturo se cuenta cómo Uther Pendragon (Eric Bana) es asesinado por su hermano Vortigern (Jude Law) para usurpar el trono de Inglaterra. Sin embargo, su reinado podría acabar cuando Arturo (Charlie Hunnam), que sobrevivió al golpe de estado como un Moisés, se alce con Excalibur y, mediante la ayuda de amigos y aliados, reclame lo que por linaje le pertenece.

Lock, Stock & One Bloody Sword

Para reimaginar una historia clásica puedes tomar varios caminos y el mito de rey Arturo los ha recorrido todos: desde cambiar a los personajes de época a llevar a alguien de hoy en día a su corte (El caballero negro, 2001), pasando por las versiones que intentan ser históricas (El rey Arturo, 2004) o las películas que sólo se inspiran en partes concretas de la leyenda (Knightriders de George A. Romero, 1981). Y las parodias, por supuesto, siendo Los caballeros de la tabla cuadrada y sus locos seguidores (1975) su máximo exponente.

 

Rey Arturo Cinco79 4
Vale, esto sí es disruptivo: David Beckham hace un cameo

 

¿Qué quedaba, entonces? Una visión del mito donde elementos actuales irrumpieran en la historia, no de forma disruptiva sino integrada. O lo que es lo mismo: un rey Arturo que viste y habla como un chulo londinense, inspirado en el luchador de artes marciales mixtas Conor McGregor, cuyo trabajo es segurata de un burdel y que asalta el trono como si atracara un banco. No obstante, el pitch para vender esta El Rey Arturo fue “Snatch conoce a Excalibur“. Y quién mejor que Guy Ritchie para semejante mezcolanza.

Una corona llena de pájaros

Rey Arturo Cinco79 6
Solvente plantel protagonista es una frase adecuada siempre que esté Jude Law

 

A priori, se trata de una mezcla interesante apoyada en un solvente plantel protagonista, pero el problema de esta producción es cuando abandona ese disparatado y divertido concepto inicial para adentrarse en la épica: los momentos menos rutinarios ocurren cuando los personajes hablan y planean, no cuando pelean o desatan su poder.

Recorre además la película que la noción de linaje para aupar a un rey no es suficiente: se justifica el apoyo del populacho al situar a alguien del 99% (y de la parte baja, además) contra una nobleza cruel. Arturo, al no poder enfrentarse a su tío directamente por falta de medios y hombres, decidirá asaltar primero los recursos de la corona y luego desestabilizar su autoridad.

 

Rey Arturo Cinco79 2
¿Make Camelot great again?

 

En general, hay una colección de ideas, a veces anotadas al mismo margen de la narración, que hubieran dado una excelente miniserie de varias horas, pero que reducidas a un collage de dos empalaga. El Rey Arturo corretea de un lado a otro, ansiosa por sacar otra escena impactante por espectacular o por agradablemente anacrónica, pero no se da cuenta de que sacrifica la fluidez por el camino. Es como ser copiloto de un coche tuneado que lo mismo va a 140 por hora que a 20 por una autopista, sin conducir en el término medio.

Majaderías de la tecnología

El caso es que El Rey Arturo también es distinta a esa cierta sobriedad que te pintan los tráilers: sólo al principio, unos elefantes de muchos metros de alto intentan asediar Camelot, acarreando centenares de guerreros y magos capaces de lanzar bolas de fuego. La melodía que suena entonces, para el fan de Xbox, le resultará más que familiar: pertenece al trailer We are ODST lanzado para apoyar Halo 3: ODST.

 

Rey Arturo en Cinco79
Vidas: 3 – Magia: 3

 

Más tarde, encontrarás magias aniquiladoras rollo Golden Axe o God of War cuando Arturo maneje a Excalibur y presenciarás batallas en tercera persona hasta con un enemigo final capaz de teletransportarse, al que sólo le falta un punto débil brillante para hacer más evidente el trasvase de medios.

Y es que la gran influencia y punto diferenciador de esta película respecto a anteriores versiones son los videojuegos, lo que quizá explique la arritmia antes mencionada. ¿Nunca has probado un juego, de historia entretenida y buenas secuencias cinemáticas, con un manejo tan rutinario que estás deseando terminar de fase? Pues la misma sensación tendrás aquí: sobre todo en el clímax, querrás quitarle el mando a Ritchie para jugar tú.

El fin de Arturo

Rey Arturo Cinco79 3
Ni algo tan mítico como sacar la espada sale bien aquí

 

¿Hemos perdido la capacidad de contar historias tradicionales como la del rey Arturo? Tal y como piensan algunos ejecutivos de las grandes productoras en general, y en particular si nos fijamos en este último esfuerzo del director Guy Ritchie, parece así: como si el haber presenciado el camino del héroe tantas veces, en tantas películas distintas y con el género de superhéroes como gran continuista, nos impidiera volver a creer en las historias de nuestros padres.

Sólo de este modo se podría explicar este desbarajuste posmoderno que pretendió arrancar una franquicia con la friolera de seis películas y que se ha quedado en agua de borrajas. El Rey Arturo, como Excalibur, descansa ahora en el fondo de un lago y lo único que no se hunde es la excelente música de Daniel Pemberton.

 

¡Comparte!

Adrián Álvarez

Adrián Álvarez empezó a escribir en Internet en 2004 y no ha dejado desde entonces de volcar su sabiduría en distintos medios de comunicación. El último gran guionista audiovisual, compagina su trabajo como redactor en Cinco79, co-fundado por él, con otras doscientas webs y un empleo que le da de comer. También hace la mejor tortilla francesa de España.