Crítica de Ratas de biblioteca – ActionHouse es, posiblemente, la mejor Escape Room de Madrid

En Cinco79 nos gusta diversificar un poco las cosas, no vivimos sólo de actualidad cinéfila y comiquera. Por eso es por lo que nos hemos fijado en esa actividad que está proliferando en las ciudades como setas y que son las Escape Room, habitaciones donde uno se encierra con sus amigos para salir en un tiempo prefijado (por norma, 60 minutos) mientras resuelves rompecabezas y enigmas y se abren muchos candados.

Pero los chicos de ActionHouse son diferentes. He estado en una Escape Room donde, literalmente, llegabas, te soltaban una chapa en la que describían las mecánicas y te encerraban con poca pompa y circunstancia: vamos, que la inmersión corre más por tu cuenta; en ActionHouse las cosas son distintas, porque la inmersión es total ya desde la misma reserva.

Sumergidos en la historia de ActionHouse

En su segunda aventura, tu papel es infiltrarte en la casa de un arqueólogo y robar unos pergaminos con los que tu contratador puede hacer mucho dinero. Pero tu contratador no confía mucho en tus habilidades y te reconoce que, bueno, eres lo mejor que hay disponible, lo que no significa que seas el mejor a secas. La reserva te conmina a ir a una casa con la puerta morada en la calle Luis Vives.

 

ActionHouse_Cinco79

 

Así que el día y hora de tu reserva, vas al punto acordado… y la historia, tu aventura, da comienzo desde el mismo momento en que Pruno te abre la puerta. Pruno es un mayordomo algo desastre y borrachín que te invita a pasar a una casa decorada como si fuera un nidito victoriano, con un salón donde entrarás en materia. De ahí te llevará a una habitación de la que no saldrás hasta que resuelvas el enigma o pase el tiempo de juego.

A comerse el coco

No os preocupéis: no queremos destriparos ninguna de las sorpresas que tiene el juego. Son muchas y desde el principio se te avisa que se requiere un mínimo esfuerzo físico para completar la aventura (vamos, pasar por debajo de alguna trampilla o bajar las mismas escaleras que llevan de la calle al salón).

Tampoco te agobies con los candados. Algunas de las Escape Room que he probado son una incesante muestra de candados de distintos tipos, de combinaciones contraintuitivas y deducciones no muy fáciles de sacar. En ActionHouse no todo depende del mismo mecanismo con el que atas tu bicicleta y demuestra un mimo poco habitual.

Pero es que además la historia que vives tiene sus propios giros, clímax y desenlaces. No es extraño que desde el principio te avisen si quieres que se rebaje la intensidad de la experiencia, que puede contener sobresaltos, juegos de luces y humo, porque más que a jugar, vienes a sentir. Si algunas Escape Room son como esos juegos de móviles de rompecabezas sin fin, como esa app de las puertas, lo que ofrece ActionHouse es más parecido a una aventura gráfica. De las de Lucasarts.

Diversión sin fin

 

Indiana Jones Cinco79

 

Una vez terminado el juego, pude charlar de forma distendida con uno de los actores, que también es uno de los responsables. Son un equipo pequeño pero entregado. Me comentó como curiosidad que uno de los coleccionistas de Indiana Jones más importantes de España forma parte del equipo de ActionHouse y eso se nota: veréis un montón de detalles, aquí y allá, que a más de uno le provocarán una sonrisa; ¡buscad los particulares huevos de pascua diseminados en la aventura!

Hace cinco años no había muchas Escape Rooms y la más conocida, Négone, acabó cerrando. A lo más que había oído hablar era la típica habitación con zombi encadenado. Hoy, sin embargo, hay barrios donde es más fácil encontrar una que una pizzería y no sé hasta qué punto el negocio puede ser rentable: lo que sí sé es que sitios como ActionHouse son de los que merecen seguir en pie.

Sitio web de ActionHouse.

¡Comparte!

Adrián Álvarez

Adrián Álvarez empezó a escribir en Internet en 2004 y no ha dejado desde entonces de volcar su sabiduría en distintos medios de comunicación. El último gran guionista audiovisual, compagina su trabajo como redactor en Cinco79, co-fundado por él, con otras doscientas webs y un empleo que le da de comer. También hace la mejor tortilla francesa de España.