Crítica de No Es Mi Tipo (2014), de Lucas Belvaux

Crítica de No Es Mi Tipo (Pas son genre) – 2014 – Dirigida por: Lucas Belvaux – Protagonizada por: Emilie Dequenne, Loïc Corbery, Sandra Nkake, Charlotte Talpaert y Anne Coesens – Guión de: Lucas Belvaux – Producida por: Agat Films & Cie, Artémis Productions y France 3 Cinéma – Distribuida por: A Contracorriente Films – Estreno en España: 8/01/2016

 

Clement, un joven profesor de filosofía es enviado de París a Arrás por un año, donde conoce a Jennifer, una guapa estilista que se convierte en su amante. Podrían compartir este perfecto amor si la diferencia social y cultural no fuese tan pronunciada.

 

noesmitipo poster

El director belga Lucas Belvaux se atreve no sólo adaptando la novela No Es Mi Tipo de Philippe Vilain, sino que también la dirige con bastante acierto. Y debemos tener en cuenta que esta es su primera incursión en la comedia romántica. Esta revisión de las relaciones humanas triunfa, y no sólo por la historia.

 

Filosofía vs. Peluquería

Jennifer (Emilie Dequenne) es una peluquera que sólo le pide a la vida ser feliz. Clement (Loïc Corbery) también desea ser feliz, pero a diferencia de Jennifer, es incapaz de entregarse. Su formación, su particular visión de la vida y, evidentemente, su personalidad, le impiden asumir que para “ir más allá” hay que dejarse llevar.

 

No Es Mi Tipo no es un canto a la belleza acaramelada del amor, si bien a veces da la sensación de que algunas escenas sobran, algo, por otro lado, muy frecuente en este tipo de filmes. De hecho, y aunque pueda parecer una revisión más de este género, el guión de Lucas Belvaux nos eleva con una falsa sensación de “buen rollito” para luego depositarnos con delicadeza, pero sin piedad, en un hermoso campo de batalla.

 

No es mi tipo_1

Porque es más que evidente que las revistas del corazón de Jennifer, sus noches de karaoke en compañía de Cathy (Sandra Nkake) y Nolwenn (Charlotte Talpaert), y las obras de los grandes de la filosofía que, casi compulsivamente, consume Clement, convierten los 111 minutos de No Es Mi Tipo en una guerra donde la pasión es la pólvora y los deseos reprimidos son las balas. Ejemplo de ello es el perfecto ejercicio de contención espiritual que nos presenta Hélène Pasquier-Legrand (Anne Coesens), quien enmascara sus verdaderas ansias de vivir tras hipócritas convenciones sociales y la figura de su esposo.

 

No es mi tipo

Arrás, el otro personaje principal

Nada que ver con la bulliciosa, culta y apabullantemente conocida París, Arrás es, sin embargo, un personaje más. La naturalidad casi pueblerina de sus habitantes, la atractiva monotonía laboral y social en la que los protagonistas se ven envueltos… Sólo la egoísta visión de la vida que posee Clement le impide interactuar con naturalidad y soltura con un entorno en el que Jennifer se siente como pez en el agua. Ella ama la vida que lleva y sólo desea encontrar la felicidad en esos pequeños detalles que convierten en inolvidables algunos momentos. Sin duda alguna, Arrás brilla como estrella invitada en No Es Mi Tipo.

 

¿La novela o la película?

Quedémonos con la historia. Y con la música de Frédéric Vercheval. Y con las oportunas escenas de karaoke. Y con la fotografía de Pierric Gantelmi d’Ille. Y con la sensación de falsa esperanza de Clement, cada vez que asume que la vida debería ser tal y como él propone. Pero sobre todo quedémonos con la sonrisa de Jennifer, con su mirada directa, con sus palabras carentes de profundas referencias culturales o intelectualismo, pero rebosantes de sentido común. Quedémonos con sus ganas de ser feliz. Con su manera de entender el amor. Simple, directa, real. Tan real como su nominación al César por Mejor Actriz en 2014.

¡Comparte!

Cinco 79

Cinco 79, la web de Cine, Cómic y cosas Frikis hecha para ti. Porque eres nerd y estás orgullos@ de serlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *