Crítica de ‘Guardianes de la Galaxia’ – La expansión de Marvel

Crítica de Guardianes de la Galaxia – Dirigida y escrita por James Gunn – Banda sonora Tyler Bates – Protagonizada por Chris Pratt, Zoe Saldana, Dave Bautista, Lee Pace, Benicio Del Toro, Karen Gillan, Glenn Close, John C. Reilly – Actores de doblaje (versión original) Vin Diesel, Bradley Cooper, Josh Brolin, Rob Zombie – Productora Marvel Films. 

 

Recientemente se ha publicado el teaser de Guardianes de la Galaxia 2 y, hoy, os traemos la crítica de la primera entrega para que la espera se os haga más amena. Guardianes de la Galaxia se estrenó el 14 de Agosto de 2014 – sí, hace ya dos años de esta pequeña joya- y, a día de hoy, sigue siendo recordada como una de las mejores cintas del Universo Cinematográfico de Marvel. Ciertamente, esta pequeña “panda” de pringados se ganaron a pulso el ascenso a primera división porque, en los cómics, no es que tuvieran un gran público ni fueran muy conocidos. Sin embargo, James Gunn, director del largometraje, combinando géneros como Star Wars o Indiana Jones, consiguió que Guardianes de la Galaxia fuera una cinta divertida, entretenida, llena de acción y, sobre todo, difícil de olvidar.

 

Guardianes de la Galaxia

 

 

Una cóctel de éxitos de cine

La primera parte de la cinta, ya recuerda, sin intención de maquillarlo por parte del director, a Indiana Jones y el Arca Perdida. Así, nada más empezar, se presenta al protagonista: Peter Quill o StarLord (Chris Pratt) como una especie de buscatesoros o saqueador que busca una especie de orbe que, por desgracia para él, le causará muchos dolores de cabeza en un futuro no muy lejano. Y es que, en mayor o menor medida, este orbe será el motivo mediante el cual se conocerán y formarán equipo los guardianes, puesto que deben evitar que Ronan “El Acusador” (Lee Pace) lo utilice para destruir Xandar. A priori, incluso se parece a la segunda entrega de Star Trek: En la Oscuridad.

 

Guardianes de la Galaxia, por primera vez, expande más allá de la Tierra a las cintas de Marvel -aunque con Thor habíamos tenido alguna pequeña pincelada- mostrando todo el material que puede llegar a abarcar. La cinta ofrece multitud de batallas espaciales -cual film de Star Wars– que, la verdad, lucen y funcionan bastante bien. Este es uno de los puntos más fuertes de Guardianes de la Galaxia, que combina el humor y la acción como si de uña y carne se tratase. Y no solo por parte de un único personaje, cada uno de sus componentes tiene su momento y sus bromas propias que permiten diferenciarlo del resto, como por ejemplo la literalidad de Drax (Dave Bautista). Aunque siempre tendremos a Peter Quill como el gracioso del grupo. Quisiera destacar a un personajes que, para muchos, puede pasar desapercibido y solo llega a recordarse por su aspecto: hablo de Groot (Vin Diesel). Un árbol-humanoide que, aún no tener diálogo más allá de “Yo soy Groot“, es el que está más lleno de humanidad y el que consigue transmitirnos más sentimientos sin necesidad de hablar.

 

La verdad es que la fórmula que utiliza el largometraje de Marvel, funciona sin ningún tipo de duda. La cinta nos presenta un universo nuevo desde cero y, gracias a la combinación de humor y acción, prácticamente ni nos enteramos de que se nos están introduciendo múltiples elementos. Además, la música que envuelve el largometraje es para quitarse el sombrero, tanto el compositor como el director acertaron al incluir temas como ‘Hooked on a Feeling‘ (Blue Swede) o ‘Moonage Daydrem‘ (David Bowie), lo que acentúa mucho la relación que se establece con Guardianes de la Galaxia y los años ochenta. Y este no es el único ejemplo; hay diversos elementos que son nombrados durante el film, como Footloose (Kevin Bacon) o la nave de Peter Quill llamada Milano en honor a Alisa Milano, actriz ochentera.

 

Guardianes de la Galaxia

 

Aunque duela admitirlo, la verdad es que la cinta tiene puntos que no nos convencen demasiado. El grupo de los Guardianes se forma de un modo un tanto extraño y con demasiadas coincidencias de por medio. Sí, molan mucho todos ellos, pero el que el equipo se forme por una serie de hechos que, en general, no importan al espectador -como que Drax quiera vengarse de Gamora- hacen que sea muy poco creíble que, de algún modo, vayan a cooperar entre ellos. Es más, prácticamente se ven forzados a unirse. Además, falta uno de los componentes de los Guardianes: Adam Warlock. Por ahora, este personaje seguirá en los cómics y no aparecerá en la gran pantalla. Sin embargo, la aparición de Thanos (Josh Brolin) puede significar que en algún momento veremos a este último componente.

 

Ahora bien, eso sí, Guardianes de la Galaxia, aunque se toma el cómic de una forma muy abierta, a su vez, es bastante respetuoso. No veremos exactamente lo mismo que en las viñetas pero sí que encontraremos su esencia, por lo que, tanto los lectores de cómics como los que no, podréis disfrutar de este film sin ningún tipo de duda.

 

Conclusiones

En corto, Guardianes de la Galaxia es una cinta imprescindible en el Universo Cinematográfico de Marvel. Es un film sin un argumento complejo -aún teniendo en cuenta todo el nuevo universo que presenta- que funciona y hace que el espectador quiera empaparse de los cómics y saber más acerca de este pequeño grupo. Sobre todo, de Rocket y de Groot, porque -aunque tampoco sepamos gran cosa de los demás- ellos dos son de los que menos se habla. Ofrece lo mejor de éxitos de cine como Star Wars, Star Trek o Indiana Jones y lo combina con montones de referencias a los ochenta -música, películas, nombres, etcétera-. La cinta no es una constante de acción pero trae lo justo y necesario para que, combinado con el humor, los 122 minutos de su duración se nos pasen volando. Una imprescindible de Marvel.

 

Lo mejor: La banda sonora, la referencias a los ochenta, y el universo que se nos muestra.

Lo peor: A veces la relación entre los personajes falla.

 

¡Comparte!