Crítica de El Nacimiento de una Nación de Nate Parker

Crítica de El Nacimiento de una Nación – Escrita y dirigida por Nate Parker – Protagonizada por Nate Parker, Armie Hammer, Mark Boone Junior, Colman Domingo, Aunjanue Ellis, Dwight Henry, Penelope Ann Miller, Aja Naomi King – Distribuidora Twentieth Century Fox España

 

 

Parece irónico que la nueva versión anti-remake de El Nacimiento de una Nación de Nate Parker se haya estrenado en un momento político difícil para Estados Unidos y que refleja, de manera muy certera, los pensamientos de la mayoría de ciudadanos americanos de nuestro momento. Los hechos del largometraje acaecen unos años antes de la Guerra de Secesión -siglo XIX-, momento que Griffith utilizó para realizar su cinta muda en 1915 e igual que hizo él en su momento, Parker no va a costarse un pelo en dejar ver ciertas pinceladas de violencia un tanto subidas de tono para reflejar de maravilla la realidad de la época y del momento. Centrándose en el bando de los esclavos en vez de en el de los amos.

 

Insulsa versión de El Nacimiento de una Nación

Nate Parker, para su versión, opta por cargarse casi todo el trabajo a las espaldas realizando la función de guionista, director y actor principal, dando vida a Nat Turner, un esclavo que estuvo al mando de las primeras revueltas de negros contra sus amos y que fue el responsable de más de sesenta asesinatos en, aproximadamente,  cuarenta y ocho horas. Basándose en esta historia real, Parker va a volver a reincidir en un tema que el cine ya ha mostrado en anteriores ocasiones recientemente en otros filmes como 12 Años de EsclavitudEl Mayordomo o incluso Django: Desencadenado, de entre otras. Por desgracia, el director no utiliza un nuevo método para narrarnos todos estos acontecimientos de opresión, esclavitud y racismo, y únicamente crea una obra soporífera que solo se salva por un tramo final similar al de la típica película de terror en el que el asesino va eliminando a golpes de cuchillo -o hacha, en este caso- a sus víctimas.

 

 

Cierto es, que para cualquier espectador que no haya podido ver las diversas películas nombradas anteriormente, este es un buen film para entrar ligeramente en el tema e introducirse de un modo bastante amateur en el importante momento histórico por el que EEUU pasó. Ahora bien, si uno está más que entrenado y metido en materia, El Nacimiento de una Nación de Parker se hace eterna. Desde un primer momento ya se sabe a dónde nos quiere llevar el director y lo que tiene que suceder para que empiece la verdadera acción, pero en un intento de querer crear unos personajes complejos -cada cual con problemas distintos que se reflejan poco a poco a medida que avanzan los minutos- El Nacimiento de una Nación se pierde en un mar sin fondo. Digamos que Parker no ha sabido orientar la cara contraria de la moneda del film de Griffith a su favor.

 

A pesar de ello, hay que tener en cuenta que el director ha realizado trabajo tanto detrás como delante de las cámaras, y eso es digno de reconocimiento si tenemos en cuenta que él mismo era quien debía crear la atmósfera en la que quería que los actores se movieran y, a su vez, realizar una valoración externa sobre lo que se grababa. Lo cual no es nada sencillo. Es por ello que aunque la puesta en escena no sea nada del otro mundo, el trabajo técnico que el director, actor y guionista ha realizado es incalculable y digno de ser recordado. Pero no es lo suficientemente bueno como para que esta versión a color actualizada de 1915, nos enganche y haga sentir cosas nuevas. Simplemente, es más de lo mismo.

 

Veredicto

Lo mejor: El tramo final y su tono cercano al cine de género.

Lo peor: Se hace larga, aburrida y no aporta demasiado a lo ya sabido sobre el tema que trata.

 

https://www.youtube.com/watch?v=7xdVQ_Gn1EU

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *