Crítica de Coco, la nueva película de Pixar que es un canto a México

Cuando Disney publicó el primer tráiler de Coco, sabía que iba a ser una película especial que nos llegaría a lo más hondo. Sin embargo, su temática era muy similar a El Libro de la Vida, película de 20th Century Fox sobre la fiesta del Día de los Muertos en México, y me daba miedo que la película de Pixar y Fox se parecieran demasiado en el argumento. Por eso, fui muy cautelosa al pase de prensa, esperando pasar un buen rato y descubrir una nueva historia. Lo que me encontré fue maravilloso a nivel artístico y emocionante a nivel argumental. El Libro de la Vida y Coco sólo se parecen en el uso del Día de los Muertos como desencadenante de la trama, pero las motivaciones de Miguel y Manolo son completamente diferentes.

No tengo miedo a decir que Coco se ha convertido en una de las películas más bonitas y adultas de Pixar con varios mensajes y metáforas escondidos en su argumento: amor a la familia, amor a la música y la necesidad de no olvidar a los que ya no están con nosotros. Os dejamos nuestra crítica de la película y, una recomendación, llevad Kleenex, si la cinta de animación os llega al corazón, los necesitaréis.

Una aventura humana y cercana

Coco nos traslada hasta el el pequeño pueblo de Santa Cecilia en México en donde vive Miguel, un niño de 12 años que sueña con ser músico y seguir los pasos del famoso Ernesto de la Cruz, compositor, cantante y actor que murió al ser aplastado por una campana. Sin embargo, la familia de Miguel tiene una estricta regla que se remonta a multitud de generaciones. Por un acontecimiento de su pasado, la familia Rivera debe mantenerse alejada de todo lo que tenga relación con la música y el destino del chico parece encaminado a ser zapatero.

En el Día de los Muertos, una de las festividades más importantes de México en el que las familias se reúnen alrededor de la comida, la música y los altares de muertos, Miguel rompe accidentalmente el marco con la fotografía de su tatarabuela y descubre que a su lado hay un hombre con una guitarra semejante a la de Ernesto de la Cruz. Tras visitar el mausoleo del cantante y tocar la guitarra, quedará atrapado en el mundo de los muertos del que sólo una bendición de la familia le puede rescatar. Miguel no estará sólo en su aventura, le acompaña Dante, un perro de raza xoloitzcuintle y su mejor amigo. Aventura, secretos familiares, música, folklore mexicano, animación perfecta y un profundo mensaje, están presentes en Coco.

La decimonovena película de Pixar está co-dirigida y escrita por Lee Unkrich (Toy Story 3) y Adrian Molina (El Viaje de Arlo) con música del siempre cumplidor Michael Giacchino. En su versión original cuenta con las voces de Gael García Bernal y Benjamin Bratt en los papeles de Hector y Ernesto de la Cruz. Cabe señalar que en España, y como excepción desde hace mucho tiempo, se estrenará con doblaje neutro ya que al desarrollarse la película en México, no tenía mucho sentido que se redoblara. No ocurría esto desde La Bella y la Bestia en 1992, primera película de Disney que se dobló en castellano.

Papel picado, alebrijes y mariachis

No es ningún secreto que, la festividad del Día de los Muertos, es una de sus tradiciones más conocidas de México y, en los últimos años, la hemos visto plasmada en muchas películas como Spectre 007 o Batman v Superman. Sin embargo, no lograban captar toda su belleza y lo que supone para el pueblo mexicano. Ha tenido que ser Pixar con Coco la que le rinda todo un homenaje.

Pixar ha tenido especial cuidado en el desarrollo de las animaciones de Coco, pero también en la forma de representar México, sus símbolos y cultura. Durante varios años, el equipo de la película estuvo investigando sobre el país americano para reflejar lugares, personajes y tradiciones reales. Así, Santa Cecilia, el pueblo en donde vive la familia Rivera, aunque es ficticio, tiene detalles arquitectónicos que pueden recordar a Oaxaca, Guanajuato u otros pueblos de Michoacán.

El nombre de Santa Cecilia no está elegido al azar pues, esta santa, es la patrona de la música y Miguel quiere ser músico. Tampoco es suerte que Dante, el perro de la película, sea un xoloitzcuintle. Esta raza es típica de México y, según la tradición prehispánica, acompañaba a los muertos en el viaje al más allá. Una especie de Anubis en Egipto, pero a la mexicana.

Estos elementos hacen que la experiencia sea mucho más enriquecedora, especialmente si tienes conocimiento de la cultura del país azteca o te llama la atención. Así, a lo largo de toda la película, aparecen papeles picado para decorar las calles, altares de muertos, panteones de flores, mariachis cantando en las plazas, familias reunidas en torno a la comida… El Mundo de los Muertos no se queda atrás con elementos prehispánicos y barrocos, colorido, leyenda y alebrijes, seres imaginarios con colores muy vivos que son típicos de la artesanía mexicana. Según la tradición,  dan buena suerte.

Coco, un canto a México para grandes y pequeños

Algunas personas me han preguntado si Coco es un musical de Pixar y quiero aclarar que no lo es. La música juega un papel muy importante en la trama, pero las canciones que aparecen son más de acompañamiento o en momentos muy puntuales. Miguel quiere ser músico y convertirse en una especie de Jorge Negrete. Para ello, se fija en Ernesto de la Cruz, personaje basado en Pedro Infante, cantante y uno de los iconos de la Época de Oro del Cine Mexicano.

Como os hemos dicho al principio, la banda sonora está compuesta por Michael Giacchino en lo que es una mezcla de música tradicional mexicana y melodías originales. Todo complementado con la conmovedora canción de la película, Recuérdame (Remember Me), que está escrita por Kristen Anderson-Lopez y Robert Lopez cuyo trabajo más destacado es Suéltalo de Frozen.

Algunos de los cameos ilustres de Coco.

Coco es capaz de transmitir sentimientos, independientemente de nuestra nacionalidad, pero su ambientación en México es el telón perfecto para lo que Pixar nos quiere contar. A pesar de algunos pequeños altibajos en ciertos momentos de la trama, la aventura de Miguel es divertida, memorable y con algunos momentos de acción a lo Assassin’s Creed: capucha y parkour. Una historia universal que disfrutará el público de cualquier edad y una apuesta segura para los amantes de la animación.

  • Lo mejor: Coco es una película preciosa y muy colorista. Técnicamente es perfecta. Miguel y su perro Dante. La representación del Mundo de los muertos. Los cameos ilustres.
  • Lo peor: La trama tiene algunos altibajos en su ritmo y se vuelve algo predecible en su tramo final. Algunos clichés sobre la cultura mexicana.

¡Comparte!