Crítica de Aquaman – El superhéroe de Atlantis

CRÍTICA DE: Aquaman (2018) – DIRIGIDA POR: James Wan. – PROTAGONIZADA POR: Jason Momoa, Amber Heard, Willem Dafoe, Patrick Wilson, Nicole Kidman, Dolph Lundgren, Yahya Abdul-Mateen II y Temuera Morrison.  – DISTRIBUIDA POR: Warner Bros. España.

El 21 de diciembre Aquaman emerge de las profundidades marinas en los cines españoles. El héroe de DC Comics, encarnado por Jason Momoa en Batman v Superman y Liga de la Justicia, debuta en su película en solitario, en una historia de orígenes y también de descubrimiento.

La historia de Aquaman (Jason Momoa) es la de un hombre entre dos mundos. Hijo de un farero y una reina atlante, el joven conocido como Arthur Curry ha sido un paria entre humanos y los ciudadanos del fondo submarino. Pero cuando su medio hermano comienza una campaña para acabar con el mundo de la superficie e iniciar una guerra total, Arthur deberá superar sus prejuicios y aceptar su destino como Rey de la Atlántida.

Así arranca Aquaman, la nueva aventura de DC Comics en el cine, con dirección de James Wan y guión de David Leslie Johnson-McGoldrick (La huérfana, Ira de Titanes), que se ha basado en los cómics escritos por Geoff Johns. Ya dejamos claro que es una película tan entretenida como promete en sus tráiler.

Aquaman I: Un Rey Sencillo, Campechano…

Siguiendo la estela marcada por Wonder Woman de Patty Jenkins, Aquaman se construye como una película híbrida al mezclar el género de aventuras, el épico y el cine de superhéroes con una producción espectacular y muy vistosa, que apuesta por la fanfarria visual. Todo acompañado por una banda sonora original que es sencillamente emocionante.

James Wan desarrolla una película simple, con una historia sin trampa ni cartón, con diálogos más bien facilones con la que no trata de reinventar el género de cine de superhéroes, pero es que ese no es su objetivo. En lugar de presentar una película trascendente, Warner prefiere apostar por el espectáculo visual y el entretenimiento, a golpe de persecuciones, duelos, el típico y tópico romance entre dos opuestos que se atraen y grandes efectos digitales.

De esta forma, la película se convierte en una adaptación de los cómics de Geoff Johns y el dibujante Ivan Reis para DC. El guión de Aquaman se basa en la versión más moderna del superhéroe submarino que, desde hace años, es la más popular y ha hecho que Aquaman se consolide como uno de los personajes de culto de la editorial.

… y Carismático

Las interpretaciones del reparto son correctas, con unos secundarios de lujo como Willem Dafoe y Nicole Kidman, cuya mera presencia ya llena un océano de pantallas. Cierto es que caras como la de Patrick Wilson quedan muy desaprovechadas, ya que el antiguo Búho Nocturno de Watchmen dista mucho de estar en su mejor papel. Pero tampoco hay mucho guión donde apoyarse. Que un actor con tan pocos matices como Dolph Lundgren sea caracterizado con tanta dignidad ya es una suerte para el público.

Sin embargo, quien se lleva el gato al agua en Aquaman es Jason Momoa. El actor logra construir un personaje carismático, aunque lleno de contradicciones, que encandila a casi cualquier espectador. El ex- Khal Drogo de Juego de Tronos es, sin duda, el gran atractivo para la audiencia, debido a su caracterización de un héroe cercano y bastante imperfecto.

Una conclusión para la Atlántida y su héroe

Aquaman no es una película que revolucione el cine de superhéroes. No obstante, es un título digno y entretenido, que disfrutarán los espectadores menos exigentes, como también los fans de los cómics de DC Comics que vayan con la mente abierta y decididos a pasar un buen rato. .

¿Serán suficientes todos estos ingredientes para enfrentarse de tú a tú con El Regreso de Mary Poppins y Spider-Man: Un nuevo universo? Dentro de poco lo sabremos.

  • Lo mejor: La sencillez de su argumento, a prueba de despistados. El carisma del Aquaman de Jason Momoa. Su estilo visual.
  • Lo peor: No cuenta con un guión especialmente sofisticado y es muy poco revolucionaria en cuanto a historia. Sus diálogos son demasiado sencillos y, a veces, algo sosos.
¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *