Crítica de Agents of SHIELD: capítulos 1 y 2 de la quinta temporada

Sorpresa desconcertante. Es lo menos que se puede decir de los dos primeros episodios de la quinta temporada de Agentes de SHIELD, emitidos de forma consecutiva. Una jugada muy arriesgada por parte de los guionistas, ya que un cambio tan grande con respecto a lo que estamos acostumbrados puede llevar a muchos seguidores a abandonar la serie.

La temporada comienza justo donde dejamos la anterior: Coulson y los suyos se reponen de los últimos meses en una cafetería. Corte de luz. Vuelve la luz. Un equipo de lo que parecen fuerzas especiales apunta a los agentes de SHIELD. A partir de ahí, olvida todo lo que sabes del equipo de élite. Mezcla la saga Alien con Star Trek y Legends of Tomorrow y empezarás a intuir la propuesta argumental de esta quinta temporada.

Parafraseando a Ben Grimm, “es la hora de los spoilers”. Si quieres evitarlos, no sigas leyendo.

 

Bienvenidos a la distopía

Tras una primera escena musical irelevante salvo por el hecho de que alguien se quita su “disfraz” de ser humano, los agentes de SHIELD despiertan en una sala con un monolito, un elemento con el que el espectador ya está familiarizado. Sin embargo, este es de color blanco y rojo, no negro, lo que nos da una primera pista de que puede que no sea un transportador espacial. Y, sin embargo, nuestros héroes son transportados. Salvo Fitz, el único al que las fuerzas especiales deciden no secuestrar.

Coulson aparece en un entorno metálico pero desgastado mientras dos desconocidos huyen de algo que por el momento ignoramos, pero ya nos muestran que están en el espacio. Pero uno de ellos reconoce al exdirector de SHIELD y, más tarde, al resto de miembros del equipo que aparecen ante él. Se emociona y se felicita de que se haya cumplido lo que dicen los libros. A estas alturas, el espectador ya debería saber que los héroes han viajado en el tiempo al futuro. Y sin embargo los guionistas tardarán mucho más en aclararlo, ofreciendo más y más pistas.

Los dos primeros episodios de la temporada plantean lo siguiente: el Planeta Tierra ha sido destruido – quizá por culpa de Skye -, los humanos se han convertido en esclavos de los Kree (¿cuánto tardarán los guionistas en hacer que Skye o Coulson usen algún dispositivo para el que hace falta tener sangre Kree?) y nuestros héroes han viajado al futuro mientras Fitz es consciente del problema en la actualidad.

Nuevos escenarios y personajes

Sin ánimo de desvelar más detalles de la trama, cabe destacar los escenarios sombríos y monótonos de la macro estación espacial y la forma de presentar al espectador la organización social de esta colonia del futuro, incluyendo bromas sobre cómo entenderán nuestra sociedad actual dentro de un siglo si basan su percepción en nuestros contenidos audiovisuales.

Por otra parte, se presentan nuevos personajes, entre los que destacan Deke (Jeff Ward) – que aparece como una mezcla entre Starlord y Han Solo – Tess (Eve Harlow), y los kree Sinara (Florence Faivre) – imposible no recordar el Magneto de Ian McKellen viendo su dominio del metal – y Kasius (Dominic Rains).

Pese al enorme cambio, o quizá precisamente a causa de ello, los dos primeros episodios resultan monótonos y sin ritmo. Se explican cosas que resultan evidentes con las imágenes, volviendo una y otra vez sobre la idea del salto temporal y de la esclavitud humana. Sólo el final del segundo episodio, con Jemma (Elizabeth Henstridge) sirviendo al alto mando kree, depara algo de interés.

Todo ello hace necesario que los próximos episodios empiecen a aportar algo. La presentación de la temporada de Agentes de SHIELD les ha llevado dos episodios completos, más de 80 minutos, algo excesivo dado el tipo de serie de que se trata y las costumbres audiovisuales del espectador familiarizado con la serie. Además, habrá que esperar para comprobar si hacen que la trama interactúe con las dos películas de Marvel Studios que se estrenarán a lo largo de la temporada: Pantera Negra (febrero 2018) y Vengadores: Infinity War (abril 2018). Aunque, estando ambientada en el futuro, no parece probable que haya una fuerte conexión con ellas, al contrario de lo que ocurrió con Capitán América: Soldado de Invierno.

¡Comparte!

Javier Collado

Marvelita sin complejos, crítico del ‘Mefistazo’ y amante de la Edad de Plata