Crítica – Batman v Superman: El amanecer de la justicia – Una espera algo insatisfecha

Crítica de Batman v Superman: El amanecer de la justicia  (Batman v Superman: Dawn of Justice) – 2016 – Dirigida por: Zack Snyder – Protagonizada por: Henry Cavill, Ben Affleck, Gal Gadot, Jesse Einsenberg, Jeremy Irons, Amy Adams y Lawrence Fishburne – Música de: Hans Zimmer – Distribuida por: Warner Bros – Fecha de estreno: 23/03/2015 (España).

 

Llevamos muchos años esperando que Batman y Superman se encuentren en el cine. Lo hacen habitualmente en el cómic y lo han hecho en el terreno de los dibujos animados. Hace casi veinte años estuvieron a punto de protagonizar una película que habría dirigido Wolfgang Petersen, y la broma oculta en el Nueva York desolado de Soy leyenda, ese cartel ficticio de una película que ni siquiera estaba en proyecto, sirvió para que Warner viera la conveniencia del proyecto. Pero la espera, ahora finalizada con el estreno de Batman v Superman: El amanecer de la justicia, ha quedado algo insatisfecha por el resultado final de la cinta.

 

No se puede negar que Zack Snyder ha querido ser valiente. Lo fue en El Hombre de Acero, quizá sufriendo críticas demasiado furibundas y algunas incluso fuera de lugar, ya que muchos de los debates que suscitó procedían directamente del cómic al que algunos pensaron que traicionaba en algunos aspectos. En Batman v Superman sigue siendo valiente. Da la impresión de que la película es un atrevimiento continuo, un “a que no hay narices de meter esto”, pero el conjunto es incompleto. Faltan cosas y se nota. Se piensa mucho en el futuro y se nota más todavía.

 

batman-v-superman_2

 

Y eso es un problema porque Snyder arrastra las más de dos horas de El Hombre de Acero y suma otros 151 minutos más para establecer las bases de un mundo que ha gastado cartuchos muy importantes en cuanto a personajes, temáticas y cómics a adaptar, y que, en realidad, todavía se siente en sus fases iniciales. Snyder está siendo valiente, desde luego, pero está fallando en lo más elemental, y es en la necesidad de hacer que la película que ofrece sea lo más completa posible. Batman v Superman no lo es, y no por su principal enemigo a priori, sino por la enorme multiplicación de elementos que tiene.

 

Porque ahí, funciona. ¿El Batman de Ben Affleck? Espléndido, mucho mejor de lo que cabía esperar, y más aún con el añadido de un cínico Alfred interpretado formidablemente por Jeremy Irons. ¿La Wonder Woman de Gal Gadot? Se puede perder el tiempo pensando que no tiene la exuberancia propia de la mujer del cómic de superhéroes, pero viendo cómo luce en la pantalla eso tendría que ser un debate risible. Los dos dejan con ganas de más, con ganas de ver su película individual. Y el propio Superman de Henry Cavill, ahora sí con una Lois Lane que sirve de complemento y no de florero, interesa por el terreno al que le arrastra la película, uno en el que se duda de su necesidad como salvador de la Tierra.

 

Batman v Superman_Critica_1Pero la película se olvida de algo esencial: la cohesión. Batman v Superman es una docena de películas al mismo tiempo y falta algo de pegamento para unirlas. Casi todos los instrumentos suenan bien en solitario, pero la sinfonía chirría demasiado. Cuando acaba la película, los dos grandes clímax de acción, bestiales y muy competentes, han borrado de un plumazo muchas de las cosas que, cuando se han visto por primera vez, parecían interesantes. Y eso es un defecto claro de guión. No se puede hablar de ese enfrentamiento de Batman y Superman para hacerlo finalizar de una forma tan simple, o plantear ese amanecer de la justicia de una forma tan apresurada.

 

La película no deja mal sabor de boca, es simplemente que sus errores son demasiado evidentes. Por muchas cuestiones, da la impresión de haber aprendido las lecciones que dejaba El Hombre de Acero, pero la cinta sigue teniendo demasiados errores. El prueba-error de Snyder todavía no le ha dejado su película de superhéroes redonda en el universo DC, y tanto en Watchmen como en 300 demostraba una soltura que parece haber perdido en su progresiva elevación de las apuestas. No es que ruede mal, ni mucho menos, pero no termina de encontrar el camino para responder a las elevadísimas expectativas de un proyecto así.

 

Batman v Superman es un buen entretenimiento, pero no va a mejorar la opinión que el crítico de El Hombre de Acero tenga de Zack Snyder. Es una cinta que proporciona mimbres para hacer buen cine, incluso notables adaptaciones, que tiene una media hora final de ritmo bestial y unos efectos especiales que apabullan, pero de una forma mucho más agradecida que en el primer filme de Superman que hizo Snyder. Pero hay demasiado caos, demasiada inconexión, demasiada locura. También hay brillantez, suficiente como para que la película llegue a entretener muchísimo, incluso que se acepte como una versión atractiva de estos personajes icónicos. Pero falta algo de magia. Curioso, cuando hay tanta al alcance de Snyder.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *