Agentes de SHIELD: Many heads, one tail – Crítica de S03xE08

El octavo episodio de Agentes de SHIELD empieza a poner las cartas boca arriba de las verdaderas relaciones de poder que tienen los personajes de la tercera temporada de la serie. Lash pasa a ser un argumento lateral y secundario para desarrollar otros y empezar a encajar las piezas del puzle.

 

La relación entre Coulson y Rosalind Price lleva el peso del capítulo, mostrándonos que ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos. Si el final del episodio anterior os dejó con la boca abierta con lo que se traen estos dos entre manos, la lucha psicológica que disputan en este os va a encantar.

 

Agentes de SHIELD arengados por Coulson
Agentes de SHIELD arengados por Coulson

 

Coulson también tiene tiempo de arengar a sus Agentes de SHIELD, a quienes vemos por primera vez en conjunto, uniendo a los que conocemos por el nombre y a los que son figurantes en la base de la nueva organización. Un detalle que muestra el liderazgo del director y busca acabar con las sospechas y malos pensamientos sobre sus últimas decisiones, especialmente las referentes a Price y la ATCU.

 

Se repite una vez más el ya cansino desarrollo por parejas al que nos tiene acostumbrados la temporada, como si no hubiera posibilidad de hacer otra cosa. Daisy con Mack, Hunter con Bobbi (y su nuevo invento, muy a lo Thor), y el nuevo dúo conformado por May y Lincoln, se despliegan para averiguar qué es exactamente lo que hace la ATCU con los Inhumanos capturados. Pero espiar no siempre es fácil para los Agentes de SHIELD, especialmente cuando no sabes quién es el verdadero enemigo.

 

Malick, fan de los animales mitológicos marinos
Malick, fan de los animales mitológicos marinos

La otra parejita, Fitz y Simmons, continúan su periplo investigador y ahora, después de unos cuantos episodios, descubren algo de verdad relevante. Eso sí, como viene ocurriendo, de forma totalmente casual desencadenada por una reacción absolutamente absurda. Cuando lo veáis, sabréis de qué os estoy hablando.

 

Malick y Ward (en serio, guionistas: en un plano cabe más gente) continúan su peculiar partida de ajedrez por el ascenso al título de mayor villano del mundo. Pero como “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” ya veremos cómo avanzan las cosas entre ambos en el próximo episodio de Agentes de SHIELD.

 

¡Comparte!

Javier Collado

Marvelita sin complejos, crítico del 'Mefistazo' y amante de la Edad de Plata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *