Adiós a Isao Takahata, cofundador de Studio Ghibli y uno de los grandes de la animación

Queremos rendir un pequeño homenaje a Isao Takahata, director japonés y cofundador de  Studio Ghibli, uno de los más grandes artistas japoneses que ha fallecido a los 82 años. Su obra, con títulos como La tumba de las luciérnagas, El cuento de la princesa Kaguya, Heidi o Marco, ha marcado a multitud de generaciones y se ha convertido en un referente dentro de la industria de la animación.

 Hacemos un repaso por algunos de sus trabajos que ya forman parte de la historia de la animación porque Isao Takata es, y será, uno de los mejores directores japoneses, sólo por detrás de su amigo y compañero Hayao Miyazaki.

La princesa encantada (1968) – Primera película de Isao Takahata

Conocida a nivel mundial con el nombre Las aventuras de Horus, Príncipe del Sol y en España como La princesa encantada, se trata del primer trabajo de Isao Takahata en su época de Toei Animation.

La cinta de animación adapta una leyenda oral de Hokkaido a la mitología escandinava y nos narra la historia de Horus, un chico que vive aislado de la civilización y que lucha contra lobos. Al fallecer su padre, se embarca en una gran aventura para cumplir la última voluntad de su progenitor y acabar con el hechicero y demonio Grunwald. Para ello, contará con la espada del Sol, que estaba clavada en el hombro de un Gigante de roca, y la compañía de Hilda, una enigmática joven que guarda un secreto familiar.

La princesa encantada o Las aventuras de Horus, Príncipe del Sol, es un gran relato épico sobre el deseo de pertenencia a algún lugar, la humildad y la necesidad de superación. Para muchos, se trata del primer gran anime del mundo moderno que es un reflejo de las inquietudes de los artistas japoneses de los años 60.

Heidi (1974)

Si creciste en los 70 y 80, seguro que te suena la historia de Heidi, la niña que vivía con sus abuelo en los alpes suizos. Pues bien, esta serie de animación para la televisión y que se inspira en la obra de Johanna Spyri, fue dirigida por Isao Takahata.

Si creciste en los 70 y 80, seguro que te suena la historia de Heidi, la niña que vivía con sus abuelo en los alpes suizos. Pues bien, esta serie de animación para la televisión y que se inspira en la obra de Johanna Spyri, fue dirigida por Isao Takahata. España fue el primer país en el que se emitió la serie de dibujos animados, tras su gran éxito en Japón.

Heidi es una niña de cinco años que, después de perder a sus padres y que su tía consiga un trabajo en Fráncfort, pasa a vivir con su abuelo en la montaña suiza de Alm. El hombre, no está demasiado contento de tener que hacerse cargo de la niña porque ya tiene bastante con encargarse de las ovejas y sus quesos. Bastante huraño y malhumorado, la llegada de Heidi le cambiará la vida para siempre.

A pesar de ser una serie de dibujos animados que se supone está dirigido para niños, es un melodrama en toda regla en la que se entremezclan encantadores personajes como Pedro, Clara y Copito de Nieve con la retorcida Señorita Rottenmeier. Heidi es un espíritu libre que nos enseñó a amar la naturaleza. Como curiosidad, Hayao Miyazaki se encargo del diseño de los escenarios y los personajes.

Marco, de los Apeninos a los Andes (1976)

“En un pueblo italiano al pie de la montaña, vive nuestro amigo Marco en una humilde morada” Si sabes cómo sigue esta canción es que también te emocionaste con la historia de Marco Rossi, un niño genovés que, acompañado de su mono Amedio, decide viajar hasta Argentina para encontrar a su madre. Al igual que Heidi, cosechó un gran éxito internacional. Se basó en el relato Marco, de los Apeninos a los Andes que se incluye en la novela de origen italiano Corazón, de Edmondo de Amicis.

La serie de dibujos animados que dirigió Isao Takahata, es un perfecto ejemplo de la Italia de finales del siglo XIX que, tras la guerra por la unificación del país, se había sumido en una profunda crisis económica. Para poder sobrevivir, muchos italianos decidieron emigrar a Estados Unidos, Argentina y otros destino de América. Un relato crudo, pero a la vez esperanzador.

Ana de las tejas verdes (1978)

Aunque Ana de las tejas verdes se estrenó en Japón a finales de los años 70, a España no llegó hasta el nacimiento de Telecinco. Al igual que Heidi o Marco, la serie se basa en una novela y nos cuenta las andanzas de Ana Shirley, una niña huérfana con una gran imaginación, que es adoptada por los hermanos Cuthbert. Una Heidi a lo canadiense que nos enseñó grandes valores sobre la amistad.

 La tumba de las luciérnagas (1988)

Ante la imposibilidad de progresar más en la empresa, Isao Takahata abandonó Nippon Animation y fundó Studio Ghibli con Hayao Miyazaki, Toshio Suzuki y Yasuyoshi Tokuma en 1985. Al poco tiempo, estrenó La tumba de las luciérnagas que es considerada una de las obras maestras de la animación y la película más importante de la carrera de Isao Takahata.

Rompedora y demoledora, nos cuenta la historia de Seita y Tetsuko, dos hermanos que sobreviven en la destrozada ciudad de Kobe en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial. La cinta de Isao Takahata nos demuestra que no todo el cine de animación es para niños y que se puede utilizar para representar historias realistas y profundamente humanas. En los últimos años, Pixar ha tomado ejemplo de Studio Ghibli y en sus películas se ha lanzado a la conquista del público adulto, aunque sin olvidarse de los niños.

El cuento de la princesa Kaguya (2013)

Terminamos nuestro repaso por algunas de las obras más importantes de Isao Takahata con El cuento de la princesa Kaguya. Con un presupuesto de 49 millones de dólares y 8 años de desarrollo, es la última película de animación del cofundador de Studio Ghibli. Aunque resultó ser un fracaso en las salas de cine japonesas con sólo 22 millones de recaudación, es una obra de arte que nos habla sobre el paso del tiempo con delicadeza, algunos momentos de humor y crudeza. Basada en El cortador de bambú, un cuento popular japonés anónimo del siglo IX, nos narra la historia de una niña diminuta que vive dentro de una caña de bambú y que es adoptada por dos ancianos.

Al poco, la niña va creciendo y se convierte en un bebé que, con el paso del tiempo, se irá transformando en una hermosa niña, mientras el bosque la protege y ofrece recursos a sus ancianos padres. El destino de Kaguya está escrito y debe convertirse en princesa.

Técnicamente, la película dirigida por Isao Takahata es un portento artístico con un dibujo sensible y muy cercano a las acuarelas japonesas.

El cuento de la princesa Kaguya estuvo nominada a Mejor película de animación en la 87 edición de los Oscar, aunque no ganó y el premio se lo llevó Big Hero 6 de Disney.

¡Comparte!