La Visión – Ya es leyenda Marvel

Cuando hoy leemos hitos de Marvel como los primeros números de Los 4 Fantásticos, La guerra Kree-Skrull de los Vengadores o incluso Marvels, por citar obras de tiempos diferentes, ya somos conscientes de que son tebeos históricos, que tienen un peso y un bagaje en el universo Marvel y en el género de superhéroes. Con La Visión probablemente no tenemos la distancia necesaria, es un tebeo que empezamos a leer hace sólo dos años, pero creedme, este va a ser uno de esos títulos que dentro de unos años recordemos de la misma manera y que los nuevos lectores descubrirán con el halo de misticismo que nos toca ponerle a los afortunados que conocimos su primera edición.

La obra de Tom King y Gabriel Hernández Walta ha ganado el premio Eisner y fue distinguida en el Salón de Barcelona y el Heroes Cómic Con de Madrid. No es una obra maldita o incomprendida en su momento, uno de esos títulos de culto que ganan en prestigio con los años, sino que es un tebeo que ha convencido a todo el mundo desde que lo vimos por primera vez. Ya es leyenda, ya es historia. Pero que eso no intimide a nadie, porque es una lectura que merece demasiado la pena como para que alguien, ante este caudal de elogios casi unánime, piense que todos podemos estar exagerando. O que nos nubla la vista el hecho de que sea la obra con la que un dibujante español triunfa en Estados Unidos. Nada más lejos de la realidad.

El retrato definitivo de la Visión

La Visión es el retrato definitivo del personaje. Es la manera más acertada de ver lo que escribe King, porque recoge la historia del Vengador, desde su primera aparición hasta sus momentos más célebres, como en aquella mítica historia de Roy Thomas en la que llegó a la conclusión de que lo único que podía hacer era dominar el mundo, sus ambiciones más lógicas (¡es una máquina, no lo olvidemos incluso viendo su desgarrador deseo de ser humano!), su relación con la Bruja Escarlata y con aquellos con los que tiene algún vínculo cercano y lo retuerce de una manera descomunal, cruda, realista y dramática. Porque, en el fondo, está es una historia de mala suerte, una en la que decisiones lógicas topan con la incomprensión de la sociedad.

Es, en muchas maneras, la clásica confrontación entre el hombre y la máquina, entre las convenciones sociales y el difícil encaje que tienen en ella las decisiones lógicas. King no sólo crea una estructura bestial para contar esa historia, en la que encaja incluso el portentoso interludio que lleva toda la situación al fallado matrimonio ente la Visión y Wanda, sino que dota al relato de una fuerza que no decae en ningún momento. El hecho de que la Visión se haya construido una familia a su imagen y semejanza tiene tantas implicaciones que resulta imposible no apreciar cada capítulo como lo que es, una pequeña maravilla dentro de una obra de arte inmensa.

Hernández Walta, un narrador de primer nivel

Y qué decir del dibujo de Hernández Walta. La manera en la que introduce la frialdad de la Visión y su familia en una historia tremendamente emotiva es impresionante. Su puesta en escena es brillante. Nos creemos de verdad que una familia como esta puede tener una vida normal, y entendemos esas pequeñas maravillas cotidianas, las que hacen o las que tienen decorando su hogar. Y disfrutamos con lo que el dibujante nos muestra para llevarnos al entorno más habitual del personaje, su vida con los Vengadores. No es Spiderman, pero está Vision tiene una vida a la que volver con una verosimilitud alucinante.

Pero no es solo el dibujo. A veces confundimos dibujar bien con saber contar una historia. Y Hernández Walta es de los que dominan lo segundo por encima de todo. Es un narrador de primer nivel y eso se ve en cada página. Qué puesta en escena, que forma de aprovechar las secuencias que no tienen diálogos, que maravillosa forma de adaptarse a una narración en off que se convierte en algo formidable cuando descubrimos a quién pertenece. Todo es brutal. Todo nos invita a entrar en la impenetrable mente de un personaje que, cuando es escrito y dibujado de esta manera, es algo incomparable.

Una edición de lujo

No es fácil asimilar la genialidad de La Visión ni tampoco la trascendencia que va a tener, que ya está teniendo, una obra tan impresionante. Pero ayuda que, en tan poco tiempo, podamos disfrutar de la historia en un libro tan definitivo como este, en una edición de lujo que realmente merece la miniserie. Cubiertas, bocetos, diseños, el guion, una ingente cantidad de contenido extra que nos ayuda a saborear con calma uno de esos tebeos que tienen que estar en la estantería de todo fan que se precie. Y si aún no la habéis leído, no sabéis la suerte que tenéis, todavía tenéis por describir uno de esos tebeos que tienen la rara capacidad de marcar a quienes los leen. No lo dudéis.

Panini publica La Visión dentro de la serie Marvel Integral al precio de 45 euros.

¡Comparte!