Los 4 Fantásticos. Génesis – El mejor cómic del mundo

4 FantásticosEn el tercer número de The Fantastic Four, apenas en el tercer número, se colocó una leyenda en la portada que se ha convertido en leyenda: “El mejor cómic del mundo”. Viendo el destino que ahora mismo sufren los 4 Fantásticos, casi parece irónico, pero entonces era cierto. Era el mejor cómic del mundo. De alguna manera, lo sigue siendo, porque pocos cómics han tenido tanta importancia como este. Y es que con aquel número 1 de esta serie arrancó lo que hoy es el universo Marvel. Hoy puede que muchos aficionados no sepan de la importancia de la Primera Familia de Marvel, pero es obligado darle el crédito que merece.

Stan Lee estaba a punto de abandonar los cómics y dio con Reed, Sue, Johnny y Ben. O lo que es lo mismo, con Míster Fantástico, la Chica Invisible, la Antorcha Humana y la Cosa. Dio con una genialidad a la que Jack Kirby dio forma. Como se suele decir, lo que sucedió después es historia. Pero es que esta vez es Historia, con mayúsculas. Génesis es el formidable y enorme volumen en el que se recoge el arranque de Los 4 Fantásticos, una serie que devolvió al mundo el interés por el superhéroe y que supuso la base de miles de personajes y argumentos posteriores. Nada sería hoy lo mismo sin la memorable labor que acometieron Lee y Kirby.

 

Superhéroes con problemas

No deja de ser peculiar que quienes reinstauraron al superhéroe entre las preferencias de los lectores, primero americanos y después mundiales, tuvieran poco de superhéroes. Lee y Kirby, en realidad, buscaron a una familia más o menos ordinaria y le dieron un escenario extraordinario, y eso, además de provocarles aventuras de todo tipo y granjearles los más pintorescos enemigos, no hacía más que multiplicar los problemas que tiene una familia normal. Los celos de los hermanos, las dudas de los enamorados, las rencillas de los mejores amigos. Los 4 Fantásticos era tanto su vida normal como sus fabulosas aventuras. Y es ahí donde Lee y Kirby dieron con una tecla que el cómic americano ya no ha dejado de pulsar en décadas.

¿Cómo dejar de hacerlo cuando Lee tuvo el inmenso acierto de recuperar al Hombre Submarino desde los cómics de la Segunda Guerra Mundial no sólo para convertirlo en enemigo de los 4 Fantásticos sino en rival de Reed por el corazón de Sue? ¿O ante creaciones tan memorables como el Doctor Muerte, el Amo de las Marionetas o los Skrull? ¿O logrando que la otra gran historia de amor del tebeo fuera la de la mismísima Cosa con una escultora ciega llamada Alicia Masters? Son tantos los enormes hallazgos que hay en este amanecer del autoproclamado mejor cómic del mundo que resulta difícil escoger.

Aventuras cósmicas sin límite

4 FantásticosEs un hecho que la faceta superheroica no era la que realmente tenían Lee y Kirby en la cabeza. No es hasta el tercer número cuando vemos al cuarteto con sus uniformes. Y, en realidad, siempre fue más importante la faceta más cósmica de sus aventuras la que importaba. Ni el espacio ni el tiempo fueron nunca límites para los 4 Fantásticos de Lee y Kirby, que poblaron su recién nacido universo de las más formidables criaturas alienígenas, desde los Skrull hasta el Hombre Imposible, pasando por supuesto por el Vigilante, y vehiculando lo que ahora es Marvel con las apariciones de Hulk, Spiderman o el Hombre Hormiga.

Eso sí, es obvio que estamos ante un cómic de su época. Ser el mejor no le hace perfecto, y menos a los ojos de hoy, porque a muchos les chirriará ver un comportamiento tan machista hacia Sue (“una joven guapa siempre ayuda… manteniendo alta la moral de los hombres”, llega a decir el general Ross cuando Sue dice que no sabe cómo ayudar contra Hulk) o las constantes y despectivas alusiones de Reed a “los rojos” en plena Guerra Fría. Pero hasta eso tiene su gracia hoy en día, porque coloca a los 4 Fantásticos en un contexto único, convirtiéndose en pioneros de las maravillas que estaban por llegar y mostrando un despliegue de imaginación absolutamente descomunal que, poco a poco, fue corrigiendo sus defectos.

La evolución de los 4F

Porque, y ahí es donde está el éxito de Los 4 Fantásticos en las historias que contiene este volumen, estamos viendo una continua evolución. Sue puede nacer como mujer objeto, pero se convierte en mucho más que eso. Ben puede ser un monstruo amargado, pero con el paso de los números va mostrando los matices que hacen de él un personaje memorable. Y así con todo. No hay seguidor de los 4F que no deba releer estas historias. Y no tendría que haber un solo lector de cómic de superhéroes que no se acercara a estos memorables momentos e históricos del género. El libro es una joya con mayúsculas, de estas que merece la pena degustar con calma una y otra vez.

Panini publica Los 4 Fantásticos. Génesis dentro de la serie Marvel Gold y al precio de 39,95 euros.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *